Océano Austral

Escrito por webmaster
31 / 05 / 2010
 
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Add to favorites
  • email
  • Twitter

El océano Austral rodea al continente antártico y corresponde a los cuerpos de agua de los extremos sur de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. Muchas veces se le considera el quinto océano mundial. El océano Austral es 1,4 veces más grande que el océano Ártico y posee un área de 20,3 millones de m2. Incluye a los mares de Amundsen, Bellingshausen, Ross, Weddell, paso Drake y una parte del Mar de Escocia, además de los mares menores Dumont D’Urville y Mar de Davis.

Geográficamente, el límite norte del océano Austral se le considera en la latitud de 60° S; sin embargo, oceanográficamente su límite se encuentra en la llamada Convergencia Antártica o Frente Polar, el cual forma un anillo irregular alrededor de la Antártica entre los 50° y 62° S, aproximadamente, variando su posición según las estaciones del año. La región entre el continente antártico y el Frente Polar se llama la Zona Antártica. Un frente oceánico es una zona de cambio o de gradiente fuerte de algunas propiedades físicas del agua de mar.

En el Frente Polar confluyen las aguas superficiales antárticas con las superficiales subantárticas provenientes del norte, las cuales se hunden y se mezclan con masas de aguas intermedias. En invierno, al norte del Frente Polar, las temperaturas están por sobre los 2°C, pero al sur las temperaturas están bajo 1°C y tienen menores salinidades comparadas con el lado norte.

La zona de influencia del océano Austral se considera que llega hasta la zona de la Convergencia Subtropical o Frente Subtropical. La región entre el Frente Polar y el Frente Subtropical se denomina Zona Subantártica. En el océano Índico y Atlántico el Frente Subtropical se localiza en forma irregular alrededor de la latitud 40°S. En el Pacífico, la posición del frente va disminuyendo en latitud entre Nueva Zelanda y las costas de Chile, localizándose en aguas chilenas oceánicas aproximadamente entre los 30° y 35° S. La zona de influencia se da principalmente por la dinámica de la Corriente Circumpolar Antártica (CCA), siendo una componente importante para el sistema global del clima. Esta corriente se produce principalmente por los vientos de Deriva del Oeste, por lo cual fluye de oeste a este alrededor de la Antártica y prácticamente no tiene barreras topográficas terrestres que interrumpan su movimiento alrededor del continente blanco. La posición media de esta corriente y sus máximas magnitudes se encuentran en la zona del Frente Polar. Si bien la velocidad de esta corriente no es extraordinaria, entre 0,04 y 0,2 m/s en la superficie, la gran profundidad (4000 m) y extensión que la caracteriza, la llevan a transportar un volumen masivo de agua de 110 a 140 millones de m3/s. En términos de transporte de volumen, esta corriente es la más poderosa de todos los océanos. Dada su gran extensión vertical, su velocidad está influenciada por la topografía submarina, por ejemplo, la dorsal Escocia ubicada al este del paso Drake y que conecta la punta de Sudamérica y la península Antártica, produce complejas interacciones dinámicas, como aceleraciones, turbulencias y desviaciones de su flujo.

Este océano tiene aspectos singulares en varios sentidos. En primer lugar, los expertos lo consideran como el centro del sistema de circulación oceánico mundial, por cuanto conecta las aguas de las cuencas de los tres océanos mayores. En otras palabras, cualquier alteración que en él se produjese, repercutiría invariablemente en el resto del mundo.

Por otra parte, es un océano que varía en extensión, pues parte de su superficie se congela en cierta época del año. Es decir, en invierno y primavera es cuando el hielo cubre más de la mitad del área marina, al sur de los 60° S, alcanzando su máxima extensión en septiembre. A partir de entonces, el hielo comienza a fundirse para recobrar su avance en las primeras semanas de marzo.

El hielo continental que, tras formar barreras en la costa, se desprende en largas masas, denominadas témpanos tabulares, inicia junto con su deriva su lento derretimiento al ser permanentemente afectado por aguas algo más cálidas. Este derretimiento o fusión obviamente irá influyendo en el contenido de sales (salinidad) de las aguas que lo contienen.

Típicos del paisaje antártico son ciertas especies de cinturones de hielo marino que se forman cerca de la playa y que en bahías estrechas y abrigadas suelen persistir durante todo el año. Más afuera, el cambiante hielo resquebrajado conocido como “pack ice”, se abre y cierra intermitentemente entre los abundantes témpanos, respondiendo al oleaje y al fuerte viento. Sus aguas se desplazan incansables de una zona a otras, recorriendo miles y miles de kilómetros influenciadas por las corrientes.

Ocurre además una interacción entre el océano y las costas que le rodean, interacción que también se manifiesta entre ellos y los factores del clima. En el caso del océano Austral, esa influencia mutua entre las masas de agua y sus vecinos atmósfera continente resulta aún más notoria. Así se tiene, por ejemplo, que los fortísimos vientos y las muy bajas temperaturas ambientales, lo cual produce formación y fusión de hielo, provocan un intercambio vigoroso de propiedades entre una masa de agua y otra que se encuentra contigua.

Todas las aguas oceánicas contienen organismos que flotan y son arrastrados por las corrientes. A éstos se les denomina “plancton”. El “fitoplancton”, organismos vegetales microscópicos, sirve de alimento para el “zooplancton” que es la contraparte animal del “plancton”. Hay unas 170 especies de fitoplancton, en su mayoría algas unicelulares. Este fitoplancton es el equivalente a los árboles y al pasto que se observa en la tierra: es el que atrapa, para el océano, la energía solar a través del fenómeno de la fotosíntesis. Las dos grupos más importantes de zooplacton son los eufáusidos y los copépodos, ambos crustáceos. El krill es un eufáusido considerado como uno de los recursos marinos vivos más importantes del océano Austral y eslabón fundamental para la cadena alimentaria marina. Muchas formas de vida, entre las cuales se encuentran las ballenas, dependen de su existencia.



Sé el primero. Deja tu comentario

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

  • facebook twitter flickr
  • Licencia Creative Commons
    Los contenidos de este sitio web, salvo los casos que se indiquen expresamente, se encuentran bajo LicenciaCreative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported.