Instituto Antártico Chileno

marcelo-leppe

“En Nueva Zelandia discutimos cómo la ciencia antártica incide en el chileno medio”

Ud esta en: home > noticias > “En Nueva Zelandia discutimos có...
Publicado
6 de oct del 2014

Buscar por

Portada prensa

marcelo-leppe

Valparaíso, 6 de octubre de 2014. Científicos antárticos de todo el mundo se dieron cita en Nueva Zelandia para la versión 2014 de la Conferencia Abierta del Comité Científico de Investigaciones Antárticas (SCAR) celebrada en agosto, donde nuestro país contó con 45 investigadores que en la actualidad se encuentran desarrollando estudios sobre el Continente Blanco. Uno de estos representantes es Marcelo Leppe, científico del Instituto Antártico Chileno, quien nos contó de este encuentro y la coordinación con los programas de Asia Pacífico.

Participación de Chile en SCAR 2014

“En primer lugar, habría que señalar que se hizo un concurso hace un año, donde se les preguntó a todos los científicos del mundo que investigan ciencia antártica ¿cuáles serían según su criterio las preguntas que deberían regir la ciencia antártica en los próximos veinte años? Esta consulta se llamó Horizon Scan y significó escudriñar en el horizonte de las próximas décadas. Después, un comité de diez científicos notables -algunos de ellos con más de 300 publicaciones en ciencia antártica- seleccionaron algunas interrogantes como las más significativas; cabe destacar que fueron más de mil.

Por Chile se eligió al doctor José Retamales y a mí. También se invitaron a dos científicos argentinos y a dos científicos brasileños.

A estas personas se les llevó con todos los gastos cubiertos a un hotel que está en Queenstown, al sur de Nueva Zelandia; ahí estuvimos retirados por cuatro días con jornadas muy intensas, donde se tomaron estas preguntas y se fueron categorizando por similitud e interés, luego fueron priorizando y descartando. Al cabo del cuarto día se tuvo un resumen de las ochenta preguntas que van a ser importantes en los próximos veinte años. El ejercicio fue muy interesante porque estuvimos con la crema y nata de la ciencia antártica mundial y nos permitió estar en contacto con preguntas que son tremendamente importantes para nuestro país, ya que somos un ecosistema más dependiente de la Antártica que otros países, por lo tanto, estas preguntas tienen una incidencia mayor en la realidad cotidiana del chileno medio.

Por otro lado, estas preguntas también están conectadas a nivel global, es decir, a través del problema de qué forma podemos hacer que la ciencia antártica que hacemos los chilenos se convierta de ciencia local a una con trascendencia global. Por lo tanto, lo que hemos estado haciendo desde que se terminó este ejercicio a la fecha es transmitir estas preguntas de la comunidad científica a la ciudadanía.

Luego de esto hubo una segunda etapa que fue el Open Science Conference, congreso mundial de ciencia antártica que agrupó a más de mil científicos en Auckland y donde hubo una gran participación chilena que superó las cuarenta personas. Ahí tuve la oportunidad de coordinar uno de los tres minisimposios que se hizo dentro de este congreso, justamente enfocado en el tema de las conexiones entre Sudamérica, Antártica y los otros continentes, buscando determinar cómo existe esta interdependencia a nivel de las distintas disciplinas. También se hizo hincapié en las ochenta preguntas.

Papel de Asia como continente en esta vinculación científica con la Antártica

“Es muy potente, particularmente para nuestro país. Nosotros vemos a estos países a través de los acuerdos bilaterales y hemos estado apoyando varias de las iniciativas que en el pasado significaron un apoyo para Chile. En primer lugar, no mucha gente sabe que la próxima reunión mundial de ciencia antártica se va a realizar en Malasia, esto es el año 2016, a principios de agosto. Al mismo tiempo se llevará a cabo la reunión del Consejo de Administradores de Programas Antárticos Nacionales (COMNAP), lo que significa una gran atención del mundo en el tema científico antártico, además del seguimiento de estas ochenta preguntas al Asia.

En segundo lugar, nosotros hemos estado viendo como país la posibilidad de fortalecer lazos con diversos programas, entre ellos, el chino. En Auckland pusimos frente a frente a científicos chilenos y chinos para ver si existen puntos de encuentro y posibilidades de cooperación. En este mismo ámbito, el programa chino va a participar con una pequeña representación dentro del programa antártico chileno este año, es decir, que científicos chinos van a participar en nuestro programa para fortalecer el tema de cooperación internacional.

Estamos viendo también reuniones bilaterales con Corea, con quienes ya tuvimos seminarios durante 2013. Este año 2014 tuvimos reuniones en Auckland aprovechando la reunión de científicos. El último día del Open Science Conference tuvimos una reunión bilateral muy interesante, donde presentaron científicos chilenos y malasios la posibilidad de cooperación. También con Japón hemos tenido reuniones en el ámbito del COMNAP y hay científicos japoneses que han estado cooperando con nosotros en proyectos de paleontología”.

Hacia dónde van las relaciones con Asia

“Está dentro de nuestras prioridades para los próximos años, no es el continente con el que tenemos mayor intercambio, sin embargo, son usuarios permanentes de Chile como plataforma logística. Lo que queremos hacer es fortalecer el ámbito logístico y los servicios que adquieren para usar a Chile como puerta de entrada a la Antártica y para fortalecer el vínculo científico.

Desde hace una semana hay un científico del INACH en Malasia haciendo análisis de geonómica avanzada de microorganismos antárticos, en laboratorios que obviamente en Chile están representados solamente en un par de universidades, pero que allá tienen equipamiento técnico en el tema de biología molecular mucho más avanzado. Con Malasia hemos tenido una cooperación de largo aliento, en una escala de diez años, pero la idea es fortalecer estos vínculos en la medida de que en un futuro cercano veamos la posibilidad de tener concursos compartidos”.

Científicos asiáticos en la investigación histórica de la Antártica

“En cuanto a la historia profunda, de escalas geológicas, los científicos del Asia son un gran aporte, principalmente China y Japón que han desarrollado historia de la evolución geológica antártica y su relación con otros continentes, particularmente Japón tiene investigadores que han trabajado en Chile y en la Antártica, por lo tanto, están mirando las mismas cosas que estamos mirando nosotros. Cada vez más, dentro del imaginario de los científicos naturalistas del mundo se está entendiendo que hay dos lugares del mundo que son de herencia antártica directa: uno de ellos es la Patagonia y el otro es Nueva Zelandia. Las islas neozelandesas en sus lugares con ecostistemas más prístinos son una fotografía instantánea de lo que era la Antártica hace unos 60 millones de años, eso ya está claro.

Además hemos descubierto en los últimos diez años que Chile y Argentina fueron las últimas porciones de masa continental de América que se separaron de la Antártica, por lo tanto recibieron su influjo terrestre por mucho más tiempo que Australia y Nueva Zelandia. Esto es objeto de estudio de grupos de diversas nacionalidades, entre ellos está China que quiere colaborar específicamente en temas geológicos y Japón que en el tema paleontológico son muy potentes”.

Científicos del Asia reconocen la ciencia chilena

“Ha sido prioridad del INACH que el programa antártico nacional se desarrolle, al igual que todos los investigadores que hacen investigación antártica financiada por los sistemas de concurso que tiene Chile, tanto por Conicyt como por el INACH. El programa antártico nacional ha crecido en productividad, poniéndose a la vanguardia de Latinoamérica. Eso abre los ojos de otros países, dentro de los cuales están los países del Asia Pacífico que nos están mirando como uno de los referentes americanos de ciencia antártica.

En segundo lugar, hemos estado haciendo grandes esfuerzos para mejorar nuestras capacidades logísticas en la Antártica, se están reabriendo bases y se están implementando laboratorios, dando un giro sustancial a lo que ha sido la política antártica nacional de los últimos cincuenta años. Además, hemos estado poniendo una plataforma científica multipropósito con civiles y militares de la Antártica, lo que ofrece una posibilidad de cooperación internacional muy grande.

En tercer lugar, estamos mejorando la posibilidad de acercar a los científicos al fenómeno, esto significa que Chile tiene, o ha tenido, facilidades para desarrollar campamentos en la Antártica, acercándose mucho a los lugares de estudio. Esa es una de las grandes limitantes que tienen Corea, China y Japón que no tiene base. China y Corea nos han mirado porque ellos no salen de su base, ellos transitan en rompehielos y hacen investigación alrededor de las bases. En cambio, nosotros usamos las bases como plataforma para llegar a campamentos y nos alejamos incluso hasta ocho horas de navegación de distancia de la base más cercana y eso nos ha permitido la ventaja de poder llegar directamente al fenómeno.

De esta manera, ellos nos ven hoy como una ventaja comparativa. Las posibilidades que están ofreciendo las nuevas embarcaciones que a finales de este año comenzarán a funcionar junto con Conicyt son muy atractivas.

Por último, las posibilidades y experiencia que hemos desarrollado en el tiempo para acercarnos al fenómeno nos convierte en un programa atractivo y es lo que estamos logrando. De hecho, nos están consultando acerca de la posibilidad de hacer campamentos compartidos en algunos lugares de la Antártica y también la posibilidad de trabajar con la plataforma que nos acercan directamente al fenómeno”.

Fuentes: Biblioteca del Congreso Nacional e INACH.