Instituto Antártico Chileno

SONY DSC

X Expedición Antártica Escolar: ¿Alguien dijo descansar? (parte 3 y final)

Ud esta en: home > noticias > X Expedición Antártica Escolar: ...
Publicado
3 de feb del 2015

Buscar por

eca Portada prensa

Bichos

El viernes 16 las condiciones climáticas vuelven a empeorar, pero no lo suficiente como para impedir un concurso ad-hoc: competencia de monos de nieve. El tema era “Animales antárticos” y el jurado estuvo compuesto por los glaciólogos presentes en Escudero. En la tarde, se pudo continuar con el muestreo de fitoplancton en la bahía Fildes guiado por la Dra. Nicole Trefault (Univ. Mayor), en el marco de su proyecto “Metagenómica funcional de comunidades microbianas asociadas a invertebrados marinos antárticos: diversidad y capacidades de síntesis de compuestos bioactivos”. Durante toda la semana grupos de tres estudiantes habían acompañado a Nicole en su trabajo de muestreo arriba de un bote zodiac y soportando con estoicismo las frías temperaturas, más frías aún por efecto de la brisa marina y el hecho de estar detenidos por un periodo largo de tiempo.

Al mismo tiempo, quienes se quedaron en la base pudieron compartir con el Dr. Nelso Navarro y trabajar en el laboratorio con muestras de macroalgas, las mismas que habíamos visto con el Dr. Iván Gómez. Hacia el final de la tarde, el Dr. Michael Parrella, entomólogo de la Universidad de California-Davis nos mostró un mundo sorprendente: el mundo de los invertebrados en la Antártica, prácticamente invisible al ojo distraído, pero lleno de vida en los rincones menos esperados, desde moscas a sanguijuelas, pasando incluso por garrapatas que viven asociadas a los pingüinos. Parrella vino a la Antártica invitado por el Dr. Gidekel, uno de los precursores en el estudio de las propiedades del pasto antártico que permiten su supervivencia en un ambiente de alta radiación solar, bajas temperaturas y periodos de luz muy dispares en invierno y verano.

¿Alguien dijo descansar?

Día sábado. En el resto del país, nuestros compatriotas -¿la mayoría?- se preparan para descansar un poco de la semana que les tocó, pero la actividad en la base está lejos de decaer y menos para la EAE. Las nevadas y vientos de la madrugada cesan a media mañana, lo que nos permite participar en un muestreo microbiológico de la bahía Fildes (toma de muestras de agua de río y mar) con la guía del Dr. Claudio Gómez (Univ. de Magallanes). Él, a través del proyecto “Centro de Investigación y Monitoreo Ambiental Antártico (CIMAA)”, realiza observaciones ambientales en las cercanías de las bases antárticas, para verificar el impacto de estas en el ecosistema. A la vez, su proyecto apoya a las dotaciones mediante capacitaciones y asesorías para la mejora del desempeño ambiental.

En la tarde, visitamos la oficina de Correos de Chile en Villa Las Estrellas, para despachar cartas y postales a amigos y familiares. La oficina es atendida por Eduardo Fuentes, un estudiante de la Universidad de Concepción (Campus Los Ángeles) que fue seleccionado dentro del programa de apoyo a tesis de pregrado. Gracias a un convenio firmado entre el INACH y CorreosChile es posible que estudiantes de pregrado se formen como futuros científicos polares y desarrollen su trabajo de terreno en la isla Rey Jorge. El apoyo consiste en la entrega de un incentivo económico y el financiamiento del traslado y estadía en la Antártica, otorgados por CorreosChile. Por su parte, en terreno el estudiante debe destinar parte de su tiempo a atender los servicios postales. Es lo que hace Eduardo en las tardes, mientras en las mañanas trabaja para sacar adelante su proyecto denominado “Registro de diásporas u otras estructuras botánicas de especies vegetales no-nativas en áreas con alta actividad humana en la isla Rey Jorge, península Antártica”.

La base Escudero está en el límite de su capacidad, pero todos ponen de su parte para ayudar en las labores cotidianas y hacer más grata la estadía. Los integrantes de la EAE voluntariamente han colaborado con el lavado y secado de la vajilla utilizada durante el almuerzo o la cena, y este domingo se hacen cargo de cocinar para toda la base, una tradición de Escudero para que los cocineros (o “cookies”) descansen ese día. Los “fetuccini a la EAE” causan furor y luego de una siesta reparadora nos aprestamos a recorrer la bahía con ojo fotográfico para luego escuchar la charla del Dr. Gonzalo Medina sobre la “Ecología de nutrias en Chile”.

Llegó la hora

Las fuerzas ya no son las mismas del lunes. Fue una semana agotadora, no exenta de dificultades e imprevistos, nada nuevo en el cambiante ritmo que nos impone la Antártica. Pero el lunes, en nuestro regreso a Punta Arenas, una fuerza extraña nos comienza a invadir, como si hubiéramos crecido demasiado en poco tiempo, como si tuviéramos recuerdos imborrables de cosas sucedidas solo ayer. En fin, es el largo fin de un viaje interminable y de una promesa cumplida.

Departamento de Comunicaciones y Educación
Instituto Antártico Chileno.