Instituto Antártico Chileno

IMG_0728

Feria Antártica Escolar: cuando aprender es compartir

Ud esta en: home > noticias > Feria Antártica Escolar: cuando ap...
Publicado
12 de nov del 2015

Buscar por

educacion FAE multimedia Portada prensa

 

Punta Arenas, 12 de noviembre de 2015. Concepción, Puerto Montt, Talca, Punta Arenas y Tilcoco se llevaron las distinciones máximas de la XII Feria Antártica Escolar (FAE), que organiza cada año el Instituto Antártico Chileno (INACH) en esta austral ciudad. Sus investigaciones, premiadas por un jurado científico de alto nivel, se centraron en temas como el deterioro de la capa de ozono, la contaminación en la Antártica, el cambio climático y microorganismos con potencial biotecnológico.

Sin embargo, junto con presentar sus trabajos, los jóvenes se embarcaron en una aventura más promisoria aún: estrechar lazos con sus pares y formar parte de una creciente comunidad polar juvenil en Chile. Atrás quedaban esas interminables jornadas de estudio y muchas veces de incomprensión de sus propios compañeros de curso, que no lograban entender la razón por la que se decía “no” a una fiesta o a un partido de fútbol.

28 delegaciones vinieron a Punta Arenas el pasado 4 de noviembre desde Iquique, Antofagasta, Calama, Los Vilos, Salamanca, Santiago, Pitrufquén, Quellón, Porvenir, Puerto Natales, etc., para reunirse en la puerta de entrada que más países (20) eligen al momento de viajar al Continente Blanco. Ese día se realizó la ceremonia de inauguración de la FAE 2015, con la presencia del Intendente de Magallanes, Jorge Flies. La conferencia central estuvo a cargo del Dr. Edgardo Vega, director (s) del INACH, y tuvo por título “¿Qué es la ciencia?” y que invitó a los jóvenes y profesores a revisar y detenerse en el método científico y la forma en que opera o, mejor dicho, aplicar la racionalidad científica a los distintos fenómenos que nos toca enfrentar diariamente.

 

Sin miedo a aprender

El jueves 5 fue el turno de las exposiciones orales de cada uno de los trabajos frente a un jurado científico formado por especialistas en temas antárticos y subantárticos. Los trabajos fueron agrupados en dos niveles: inicial y avanzado (que incluye a equipos guiados por docentes que han participado en alguna versión anterior de la FAE o que cuentan con asesoría científica). Como es tradicional, los trabajos podían corresponder a investigaciones bibliográficas o experimentales.

Tanto alumnos como profesores destacaron el ambiente de camaradería que se vivió en esta instancia, que suele ser de mucho estrés e incluso de encono cuando el afán de competencia supera al ánimo de aprender y compartir lo aprendido.

La FAE es un concurso dirigido a estudiantes de enseñanza media y busca estimular el interés de los jóvenes en la ciencia antártica y dejar en ellos la vivencia del conocimiento desde una óptica distinta: la del espíritu antártico. “Es imposible hacer ciencia en la Antártica si estás solo; el avance del conocimiento en un lugar tan extremo, tan inhóspito como ése impone la necesidad de la colaboración”, diría después Edgardo Vega.

 

Antártica Nuestra

El 6 de noviembre en el país se celebra el Día de la Antártica Chilena, tomando como referencia la fecha en que el presidente Pedro Aguirre Cerda fijó los límites del Territorio Chileno Antártico (1940).

El acto principal en la región se realizó en la escuela “18 de Septiembre” con música, baile y poesía. En la ocasión, su director Juan Marcelo Barría acotó que “esta iniciativa se presenta hoy aquí, en una escuela pública que busca incansablemente nuevos caminos y nuevos desafíos. Sabemos que somos una escuela vulnerable, pero para nosotros esta condición no es una excusa”, agregando que proyectos como éste promueven un espíritu colaborativo y de aprendizaje. La iniciativa mencionada es el mapa “Chile, país puente a la Antártica”; su gran novedad es la incorporación de contenidos digitales a los que se puede acceder mediante un teléfono celular o un tablet. Estos contenidos están desarrollados en la tecnología llamada Realidad Aumentada, que permite mostrar en los dispositivos móviles distintas capas de información. El mapa y las aplicaciones pueden ser descargadas directamente desde el sitio: www.inach.cl/antartica-ra.

Por la tarde, los grupos mostrarían sus trabajos a la comunidad magallánica en un lugar con historia polar: la Primera Compañía de Bomberos, el mismo lugar donde en 1897 fuera recibida la primera expedición científica antártica comandada por el belga Adrien de Gerlache. Aquí la evaluación de los trabajos la realizó un jurado ciudadano conformado por profesionales de diferentes instituciones públicas y privadas de la Región, que evaluaron la calidad divulgativa de los proyectos para un público no experto.

La jornada siguiente fue la de premiación. La ceremonia comenzó con la exhibición del video de la intervención urbana “Antártica Nuestra”, grabada por un drone en la plaza Bernardo O’Higgins y en la que participaron las 28 delegaciones. El video se puede ver en: https://www.youtube.com/watch?v=T_jem25TYHg.

Y, finalmente, los ganadores. El primer lugar en la categoría experimental fue para el Colegio Salesiano de Concepción con el trabajo “¿Cómo afectará el cambio climático a la distribución de los copépodos? El caso del océano antártico”, y el segundo lugar fue para el Colegio Pumahue, de Puerto Montt, con un trabajo de título casi infinito: “Efecto de la temperatura en la producción de ácidos grasos esenciales (DHA) en una cepa de Thraustochytridos, microorganismo de gran potencial biotecnológico como una fuente alternativa natural en la producción de ácidos grasos esenciales (DHA) para el consumo humano”.

En la categoría bibliográfica ganó el Liceo Santa Marta, de Talca, con la investigación “Deterioro de la capa de ozono en la Antártica” y en segundo lugar el Colegio Charles Darwin, de Punta Arenas, con el trabajo “Pingüino Adelia como bioindicador de contaminación en la Antártica”. El jurado ciudadano, en tanto, concedió el Premio al Espíritu Antártico al Colegio Sagrado Corazón de Jesús, de la Quinta de Tilcoco, Región del Libertador Gral. Bernardo O’Higgins.

Una visita al Parque del Estrecho, donde se encuentra el monumento nacional del Fuerte Bulnes, sirvió de cierre para cuatro días agotadores, pero plenos de aprendizaje y compañerismo. Camino al aeropuerto “Carlos Ibáñez del Campo”, de Punta Arenas, donde iniciarían sus viajes de retorno, se podía ver en sus caras el cansancio, la alegría, la sensación del deber cumplido y la inquietud por todo lo que queda por venir. En el corazón de cada uno, la promesa secreta que hicieron en el “Compromiso Antártico” para divulgar esta pasión polar en sus colegios y comunidades

IMG_0728.