- INACH - http://www.inach.cl/inach -

Ciencia Antártica Chilena: un horizonte al 2030

edgardo vega1

En la reciente reunión del Consejo de Política Antártica, el Director Nacional del Instituto Antártico Chileno, presentó un informe de los logros alcanzados durante el 2016. El Dr. Retamales analizó estos resultados en un contexto histórico más amplio, permitiendo observar el desarrollo temporal de la ciencia antártica nacional. Según este análisis, sobre un 53% de los artículos científicos antárticos chilenos de corriente principal han sido publicados en los últimos seis años. Este notable incremento en la productividad tiene un origen muy claro:  desde que INACH se mueve a Punta Arenas, hace trece años, la comunidad científica nacional ha producido más del 84% de todas las publicaciones nacionales antárticas. En esta última década, y debido a diferentes decisiones estratégicas, pero también gracias a importantes acuerdos con otras instituciones, el INACH ha logrado ir consolidando una comunidad científica nacional antártica, con más de 200 científicos, de 31 instituciones y universidades, distribuidos desde La Serena hasta Puerto Williams. Este crecimiento hace que hoy Chile supere por primera vez a países con presupuestos dedicados a ciencia antártica 5 o 6 veces superiores  y con una población 3 y hasta 6 veces mayor que la nuestra. Sin embargo, cantidad no significa necesariamente calidad.

Una forma de medir la calidad de los artículos científicos es analizar cuantas veces dichas publicaciones son usadas como referencia por otros investigadores. Por ejemplo, mientras en 1991 los artículos chilenos fueron citados 15 veces por otros investigadores, en el 2016 las citas sobrepasaron las 1600. Ello nos permite afirmar que no solo hemos crecido en productividad científica, sino también hemos avanzado en calidad. A pesar de que aún estamos lejos de los indicadores de países desarrollados, el crecimiento de la ciencia antártica nacional exhibido en la última década, nos coloca en una posición expectante, y nos señala con claridad el camino a seguir. Con el Centro Antártico Internacional, con una red de plataformas científico-logísticas en Antártica e incentivando, por distintos mecanismos la cooperación internacional logística, científica y cultural, para el 2030 podríamos alcanzar una productividad y calidad científica que  nos permita ser reconocidos como potencia en ciencia antártica.

Continuar creciendo en cooperación internacional, como hemos dicho en otra columnas como ésta, no sólo ofrece oportunidades científicas y culturales, sino traen asociadas oportunidades de desarrollo económico para la región.  Sin ninguna duda, los recursos que la región ha ofrecido al desarrollo antártico, están dando frutos. Es importante que la comunidad magallánica los valore y se sienta parte de ellos. La positiva valoración que tenemos del trabajo que hemos realizado con la comunidad magallánica, sobretodo con niños, jóvenes y profesores, renueva nuestro compromiso para continuar aportando a la educación y cultura científica regional. Estamos confiados en que los resultados de la encuesta de percepción ciudadana sobre ciencia y tecnología, realizada por CONICYT, mostrarán el valor que otorgan los habitantes de esta región a la ciencia y particularmente al compromiso de INACH con la educación y cultura científica de la región.

Las oportunidades asociadas a vivir tan cerca del laboratorio natural más extenso del planeta implican también una alta responsabilidad. Nuestra región, la más cercana a la Antártica, será sede, en octubre próximo, del Congreso Latinoamericano de Ciencia Antártica, asumiendo el liderazgo nacional necesario, que permita al país continuar ejerciendo una posición relevante en el contexto científico antártico mundial. Antártica es y será parte de la política exterior de Chile, y la Región de Magallanes y Antártica Chilena esta llamada a liderar las acciones que permitan al país seguir cosechando logros e impactar positivamente el desarrollo científico-cultural, político y económico a nivel regional y nacional.

 

 

 

Dr. Edgardo Vega, Subdirector Nacional del Instituto Antártico Chileno