Instituto Antártico Chileno

portada montreal

30 años del protocolo medioambiental más exitoso de la historia

Ud esta en: home > noticias > 30 años del protocolo medioambient...
Publicado
15 de sep del 2017

Buscar por

prensa

retrato.6.

Santiago.- El 16 de septiembre recién pasado, se cumplieron 30 años del tratado medioambiental más exitoso de la historia. El Protocolo Montreal ha sido exitoso en contener uno de los mayores daños provocados por la actividad humana en el planeta: el agujero de ozono. Aunque tomará décadas en completarse, podríamos estar observado las primeras señales de recuperación de la capa de ozono.

El adelgazamiento de la capa de ozono (o la disminución de la abundancia de Ozono atmosférico) es consecuencia de la presencia en la atmosfera de sustancias destructoras de ozono (como el bromuro de metilo, el metilcloroformo, el tetracloruro de carbono y las familias de halones y clorofluorocarbonos). Estas sustancias eran hasta fines de los años 80 del siglo pasado comunes en desodorantes, lacas e insecticidas.

Estación-de-monitoreo

La detección a inicios de la década de los 80, del agujero de ozono sobre la Antártica, aceleró la firma del Protocolo de Montreal en Septiembre de 1987 mediante la que más de un centenar de países (incluido Chile) acordaron limitar la emisión de estas sustancias dañinas para la capa de Ozono. Treinta años después de la firma del Protocolo, sus frutos han comenzado a apreciarse.

Según el Dr. Raúl Cordero, líder del grupo de investigación climática de la Universidad de Santiago de Chile, “las concentraciones en la atmosfera de sustancias destructoras de ozono comenzaron a disminuir a nivel global hace una década, mientras que el agujero de ozono alcanzó su máxima extensión el 24 de Septiembre del 2006. Aunque el cierre del agujero es un proceso paulatino que tomará aun décadas, hoy podríamos estar observado las primeras señales de recuperación de la capa de ozono. Esperamos el cierre total del agujero sobre la Antártida antes de fines de este siglo”.

El equipo de investigación liderado por el Dr. Cordero monitorea el ozono antártico desde hace un lustro y destaca que en los próximos 30 años se verán aumentos y disminuciones tanto en la extensión como en la profundidad del agujero. Sin embargo, se muestra optimista en que no haya cambios de tendencia y que la recuperación de la capa de ozono se consolide como irreversible.

El científico explica la importancia para Chile del inicio del cierre del agujero de ozono. “La climatología del hemisferio sur ha sido enormemente influenciada en las últimas 4 décadas por el agujero de ozono. De hecho, los cambios en las concentraciones de ozono, que ocurren anualmente sobre la Antártica durante la primavera austral, han provocado en los últimos 40 años cambios en las patrones de vientos, nubosidad y precipitaciones en todo el hemisferio Sur y Chile no ha sido una excepción”.

cordero1

El clima depende general de los patrones de circulación los que a su vez responden a la diferencia o gradiente de temperatura ecuador-polos. La aguda reducción del ozono que ocurre anualmente en primavera sobre la Antártica contribuye a enfriar la atmósfera en esa zona aumentado el gradiente de temperatura ecuador-Antártica y por tanto induciendo anomalías en los patrones de circulación de los vientos, en los patrones de nubosidad, y por consiguiente en las precipitaciones. Estas anomalías exhiben un patrón circumpolar en torno a la Antártica y han generado aumentos de lluvias en latitudes cercanas a Punta Arenas y disminuciones de precipitaciones en las latitudes cercanas a Puerto Montt. En esta última zona, las precipitaciones han disminuido a razón de 7% por década en los últimos 40 años.

El Dr. Cordero destaca al Protocolo de Montreal como “el tratado medioambiental más exitoso de la historia” por haber evitado aumentos potencialmente catastróficos en la radiación solar ultravioleta (UV) (considerando el rol del ozono como protector de los organismos vivos frente a la UV). Y agrega “El Protocolo de Montreal es uno de los mejores ejemplos de como la buena ciencia, lleva a tomar buenas decisiones políticas”. De hecho, gracias al protocolo estamos logrando reparar uno de los mayores daños provocados por la actividad humana en el planeta y eso es una noticia extraordinariamente positiva de la que sin duda podemos sacar lecciones para enfrentar desafíos globales futuros”.

Sin embargo, el Dr. Cordero advierte sobre el creciente rol del calentamiento global. “El aumento de las concentraciones en la atmósfera de gases de efecto invernadero y su interacción con las variaciones de ozono sobre la Antártica que aun se esperan en las próximas décadas, hacen necesario continuar el monitoreo del clima antártico. Afortunadamente, en eso está el foco de la investigación polar Chilena”, concluye en científico.

DJtz1t6WAAAbWgY

 

Fuente: Universidad de Santiago