Instituto Antártico Chileno

_DSF1084-congreso del futuro-140119(1)

Antártica en el centro de la nueva versión del Congreso Futuro en Punta Arenas

Ud esta en: home > noticias > Antártica en el centro de la nueva...
Publicado
15 de ene del 2019

Buscar por

prensa

En dependencias del Teatro Municipal “José Bohr”, la cita convocó a una gran cantidad de asistentes, quienes pudieron resolver sus inquietudes relativas a la contingencia científica.

_DSF1073-congreso del futuro-140119

Punta Arenas, 15 de enero de 2019.- Durante la mañana del lunes 14 de enero se llevó a cabo a nivel regional el Congreso Futuro, instancia que convocó a científicos, investigadores y especialistas a exponer sobre los problemas y desafíos actuales de la ciencia. La actividad contó con paneles de discusión, foros y exposiciones, no solo en Punta Arenas, sino que a lo largo del país, donde se puede seguir vía streaming.

La organización del evento corrió a cargo de la Intendencia, el Senado, la Universidad de Magallanes y el Instituto Antártico Chileno (INACH), mientras que el auspicio provino de la fundación Konrad Adenauer Stiftung, la Ilustre Municipalidad de Magallanes y el Consejo Regional de Magallanes. Se contó, además, con la colaboración del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec), la Gobernación de Magallanes y el Proyecto Asociativo Regional Explora, PAR Explora Magallanes.

_DSF0876-congreso del futuro-140119

 

El encuentro

Las palabras de apertura estuvieron a cargo de la intendenta María Teresa Castañón, el alcalde Claudio Radonich y la senadora Carolina Goic. “El objetivo de esto es que la ciencia se democratice. Que sea una discusión en la que participemos todos. También el desafío de Futuro es que conozcamos como todos somos parte de procesos que hoy se están dando. Tenemos una oportunidad como región, de cómo aprovecharla”, agregó Goic, integrante de la Comisión de Desafíos de Futuro del Senado.

Tras ello, la jornada se dividió en dos momentos. El primero, titulado Antártica y Medioambiente, permitió a los asistentes introducirse de lleno, en primer lugar, en el trabajo que la geóloga y directora del British Antarctic Survey, Jane Francis, ha desarrollado en el estudio de fósiles de polen y hojas, como también de muestras de madera petrificada en el Continente Blanco, con el propósito de describir cómo era la vegetación y bosques que poblaron la Antártica hace millones de años. Su trabajo resulta peculiar, puesto que junto al apoyo de artistas gráficos, permite recrear el ambiente de dicha época.

Lo que Francis encontró en la isla Seymour existe hoy en zonas como Australia, Nueva Zelandia y Sudamérica. Esto le llevó a preguntarse sobre el futuro de la zona polar si se tienen en cuenta las transformaciones del cambio climático y extendió la reflexión a la importancia que tiene la creación de un centro antártico, dada la proximidad de Chile con la Antártica, para así aumentar el flujo de información sobre ciencia.

_DSF1031-congreso del futuro-140119

En segundo lugar, Cassandra Brooks, doctora en Medioambiente y Recursos Naturales y académica de la Universidad de Colorado Boulder, se refirió a la propuesta de establecer la península Antártica como la siguiente área marina protegida del continente, tras formar parte de los estudios que se hicieron en el mar de Ross previamente, para declararle área protegida.

Finalmente, Brigitte Baptiste, directora del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt, añadió durante su presentación que no debe verse en vano la globalidad que poseen los fenómenos hoy en día, independiente del lugar en el que ocurran, porque condicionarán las medidas que se tomen. A modo de ejemplo relató cómo los incendios forestales en su natal Colombia son prueba de ello, pero también la deforestación que se está produciendo en medio de la crisis que vive la industria del cacao. Invitó a cambiar la percepción de la tecnología que tenemos, para evitar que se genere destrucción y así mejorar la relación del ser humano con su mismo entorno.

Este apartado tuvo la participación como moderador del director del INACH, Dr. Marcelo Leppe. Entre las inquietudes que la audiencia entregó para contribuir a la discusión se contaron la posibilidad de establecer un turismo antártico sustentable que permita concientizar a la población sobre su protección, además de los desafíos que tiene la conservación de la biodiversidad, entre otros.

El segundo panel, en tanto, se tituló Neurociencia e Inteligencia Artificial y contó con la presencia de Giovanna Mallucci, doctora en Neurogenética, Rob Knight, doctor en Ecología y Biología de la Evolución, y Thomas Malone, doctor en Psicología Social y Cognitiva. La moderación estuvo a cargo de Nibaldo Inestrosa, Premio Nacional de Ciencias Naturales.

 _DSF1084-congreso del futuro-140119(1)

 

Cuando la Antártica era verde…

El clima hace millones de años era lo suficientemente cálido como para permitir la vida de bosques enteros, aseguró Francis. En ellos, especies como el Nothofagus, el Embothrium, el Brachychiton, el Eucalyptus o la misma Araucaria araucana convivían junto a los hoy extintos dinosaurios.

Recordemos que previo a que la Antártica fuera un continente cubierto en nieve, la placa antártica se encontraba unida a la sudamericana. Una vez que se produjo esta separación, el agua que rodeó a la Antártica contribuyó a su enfriamiento. La temperatura, entonces, desde una perspectiva histórica, siempre ha sido clave en la historia de este continente. Por consiguiente, concluyó Francis, cabe preguntarse ¿cuál es el panorama para los años venideros ante los efectos del cambio climático?

 

Industria pesquera, regulación y protección de áreas marinas

Por otra parte, el kril es uno de los dos recursos que genera más interés en el mercado pesquero que se hace en el Continente Blanco, debido en su mayoría a los productos con omega 3 que pueden elaborarse a raíz de él. En segundo lugar, se encuentra el toothfish, o “bacalao de profundidad”, depredador de gran tamaño propio de las aguas del océano Austral. El problema radica en que la actividad está empezando a afectar el equilibrio existente en la zona de la península Antártica. “¿Por qué pescar en la Antártica ahora? Porque el resto de zonas se están viendo agotadas”, afirma Cassandra Brooks.

Es por ello que tiene que fomentarse la regulación, mediante la colaboración entre diplomáticos, científicos y organizaciones, para que los ecosistemas no se vean afectados. Prueba de esto son estudios que describen zonas que ya han sido declaradas como áreas protegidas: se observa una presencia de mayor biomasa, un aumento en el tamaño de las especies, más diversidad y también un mayor número de población en las especies. Por ejemplo, en el mar de Ross, durante el verano, la proliferación de fitoplancton puede verse incluso desde el espacio. El beneficio de todo esto, en resumen, no es más que una Antártica que puede ser resiliente y equilibrada, que puede mantenerse a sí misma.

_DSF1078-congreso del futuro-140119

El programa del resto de jornadas a nivel nacional lo puedes consultar aquí.

Por Daniel Gallardo

Departamento de Comunicaciones y Educación

Instituto Antártico Chileno

CP 04/2019

Contacto

Teléfono: +56 612298145

Correo electrónico: comunicaciones@inach.cl