Instituto Antártico Chileno

La importancia de la protección en la península Antártica: desarrollo y estado de la propuesta de AMP

Ud esta en: home > noticias > La importancia de la protección en...
Publicado
17 de Sep del 2020

Buscar por

prensa

Por el Dr. César Cárdenas investigador Instituto Antártico Chileno (INACH)

La zona occidental de la península Antártica es una región bastante particular por varias razones, incluyendo ser una de las zonas del planeta, después del Ártico, que ha evidenciado los cambios ambientales más fuertes en las últimas décadas. El aumento de la temperatura del aire y del océano han producido una serie de otros cambios físicos a lo largo de la península Antártica occidental (PAO), entre los cuales se incluye la disminución del hielo marino en cobertura y duración, incrementos en la precipitación, derretimiento y retroceso de muchos glaciares, especialmente en la parte sur de la PAO 1.

A esto se suma que es el área que, por su cercanía a Sudamérica, agrupa una gran cantidad de actividades antropogénicas que incluyen ciencia, logística, turismo y extracción de recursos. En este último punto, la pesquería de kril es la principal actividad extractiva en esta zona, llegando a extraerse cerca de 400.000 toneladas por temporada en los últimos años. Si bien las capturas han aumentado en los últimos años, la gran problemática que enfrenta la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) no es cuánto se está extrayendo, sino dónde y cuándo.

Algunos cambios en la operación de la flota sumados a los cambios ambientales (por ejemplo, alza de temperatura y disminución de la cobertura del hielo marino) han permitido acceso a las zonas de pesca por más tiempo, aumentando así la concentración de capturas en tiempo y espacio, en zonas que coinciden con la presencia de importantes poblaciones de animales que dependen de este crustáceo, como son pingüinos, focas y ballenas (las que han experimentado una notable recuperación en las últimas décadas luego de la prohibición de caza). Esto último aumenta el riesgo de potencial competencia por recurso entre la pesca y los animales que dependen del kril.

Por su característico principio de ordenación basado en lo ecosistémico (que no excluye la explotación de los recursos, siempre que sea hecha de manera sostenible y tenga en cuenta los efectos de la pesca en otros componentes del ecosistema), las Áreas Marinas Protegidas (AMP) en el área de la Convención no necesariamente están destinadas a prohibir la pesca, sino que al contrario pueden ser establecidas para proteger diversos objetos de conservación, tales como especies, procesos, ecosistemas, entre otros.

Dr. César Cárdenas.

A su vez, el establecimiento de áreas cerradas a la extracción (no-take), además de proteger a un determinado recurso (como el kril), también pueden ser de gran utilidad para realizar comparaciones con áreas en donde sí se pesca, a fin de evaluar los potenciales efectos de las actividades humanas y diferenciarlos de aquellos producidos por la variabilidad ambiental. Las especies antárticas han evolucionado en un entorno caracterizado por ser muy frío y estable y las AMP pueden otorgarles mejores oportunidades para adaptarse a un ecosistema presionado actualmente por fuertes cambios ambientales al no haber allí actividades humanas.

Hacia una AMP en la península Antártica

Por ello, desde el año 2012 Chile y Argentina trabajan en conjunto en una propuesta para establecer una AMP en la zona de la península Antártica y sur del arco de Scotia (Dominio 1 de CCRVMA). En su primera etapa, el proceso incluyó el desarrollo de talleres con expertos internacionales para definir los objetos de conservación, sus porcentajes de protección y qué datos científicos estaban disponibles para realizar una planificación espacial para la protección de las especies y los ecosistemas de la zona.

Basándose en el estándar de CCRVMA sobre el uso de la mejor ciencia disponible, se definieron 146 capas de datos que se utilizaron para proponer, en la reunión de 2017, áreas prioritarias de conservación (APC) y una propuesta preliminar de AMP (SC- CAMLR-XXXVI/17, 18), a fin de otorgar protección adicional a:

• Ambientes bentónicos y pelágicos representativos,

• Procesos ecosistémicos bentónicos y pelágicos de gran escala,

• Áreas importantes para el ciclo de vida de especies zooplanctónicas, incluidas áreas de reproducción del kril antártico,

• Zonas importantes para estadios del ciclo de vida de peces (especialmente las especies que fueron sobreexplotadas en el pasado),

• Distribución de mamíferos marinos y aves durante estadios claves de su historia de vida, y

• Hábitats bentónicos únicos o raros.

Finalmente, en 2018 se presentó formalmente la propuesta para el establecimiento de una AMP en el Dominio 1 (CCAMLR-XXXVII/31) a través de una Medida de Conservación (medidas oficiales usadas por la CCRVMA para fundamentar la conservación de los recursos vivos marinos antárticos y la ordenación de las pesquerías en el océano Austral) (2) y luego en 2019 se presentó una versión revisada de la MC.

Seguido a la presentación formal el 2018, durante la misma reunión se determinó establecer un grupo de trabajo electrónico (e-group), iniciativa pionera en los procesos de propuestas de AMP en la CCRVMA, para que las partes interesadas, incluyendo científicos y miembros de la industria pesquera y organizaciones no gubernamentales (ONG), participaran abiertamente en las discusiones de los aspectos científicos de la propuesta (CCAMLR-38/25 Rev. 1) en base a lo cual en la reunión de octubre de 2019 se presentó una propuesta modificada, la que tampoco alcanzó el consenso necesario en la Comisión para su adopción y establecimiento (3).

Dicha propuesta establece áreas en donde se puede pescar kril (Krill Fishery Zone, KFZ) de acuerdo a las MC establecidas por la Comisión. También establece zonas de protección general (General Protection Zone, GPZ) en la parte norte de la Península que protegen varios objetivos de conservación (SC-CAMLR-38/BG/03) que incluyen, por ejemplo, la protección de áreas importantes de reproducción de peces y también de forrajeo en época reproductiva de pingüinos barbijo, antártico y adelia, dentro de las que destacan importantes colonias ubicadas en la parte norte de la Península. En el sur también comprende otra área de protección general de gran tamaño, que protege zonas importantes en el ciclo de vida de kril e incluye zonas como bahía Margarita, que posee un complejo ecosistema por sus particulares características oceanográficas.

La nueva propuesta fue modificada en base a nueva evidencia científica, discusiones en los grupos de trabajo de la CCRVMA como también a través del e-group, incorporando así, por ejemplo, aumento en el área de la GPZ del sur de la Península y simplificación del modelo para permitir la redistribución del esfuerzo pesquero en el área norte, para evitar un aumento mayor en la concentración espacio-temporal de la flota pesquera de kril que pudiera tener efectos sobre los depredadores y el ecosistema en general.

La propuesta AMPD1, por la complejidad del área en cuestión en términos ambientales, científicos, geopolíticos y de intereses pesqueros, ha sido objeto de largas discusiones en los últimos años, no habiéndose podido hasta la fecha llegar a consenso para su adopción.

El proceso desarrollado por Chile y Argentina ha sido destacado en la literatura especializada (Sylvester & Brooks 2020) como ejemplo de liderazgo y fuerte colaboración científica por ser un proceso transparente, abierto y colaborativo, que puede transformarse en un modelo a seguir para otros procesos paralelos que se desarrollan en la CCRVMA.

Cada vez se aprecia una mayor conciencia de la importancia de establecer AMP en lugares clave para la vida en nuestro planeta, algo que nos da esperanza para que un futuro no muy lejano se logre el consenso para establecer esta nueva AMP en la Antártica y así proteger aún más los frágiles ecosistemas de la zona y a la vez asegurando el uso racional de los recursos en el océano Austral.