Instituto Antártico Chileno

Chile, Australia y Nueva Zelandia estrechan lazos científicos antárticos

Ud esta en: home > noticias > Chile, Australia y Nueva Zelandia e...
Publicado
7 de sep del 2010

Buscar por

Portada prensa

Promisorios ejemplos de colaboración entre los Programas Antárticos Nacionales de la cuenca del Pacífico.

Punta Arenas, 7 de septiembre de 2010.- Viajar desde Chile hacia algún país de la Oceanía puede ser una experiencia abrumadora por el sinfín de escalas que es necesario pasar. La expresión “al otro lado del mundo” se vuelve agotadoramente real. Pero así como hace millones de años la Antártica constituía un puente geográfico entre ambas regiones, hoy el Continente Blanco vuelve a servir de vínculo gracias a la colaboración internacional en la que están empeñados los Programas Antárticos Nacionales de Chile, Australia y Nueva Zelandia.

William Arlidge estudia una maestría en Ecología Marina en la Universidad de Victoria, Nueva Zelandia, y tiene una beca de la Sociedad “Nuestro Mundo Submarino”, auspiciada por Rolex (sí, la marca suiza de relojes), que apoya a estudiantes de carreras relacionadas con el mar durante un año para que viajen y obtengan experiencias directas (participación en expediciones científicas, investigación bajo el agua, estudio de campo, trabajo en laboratorios, diseño y prueba de equipos, cursos de fotografía, etc.) que contribuyan a una educación más completa.

Arlidge escribió en abril de este año al Dr. Marcelo González, uno de los biólogos del Instituto Antártico Chileno (INACH) y fue aceptado para formar parte de su equipo de investigación. Trabajará en el proyecto “Inducción de la respuesta inmune en el erizo antártico Sterechinus neumayeri por lipopolisacáridos y estrés térmico” y acompañará al Dr. González en la próxima Expedición Científica Antártica (ECA) realizando labores de buceo en bahía Fildes, isla Rey Jorge.

Por su parte, Ernesto Molina está realizando un post-doctorado en la Universidad Tecnológica de Sydney, Australia, y solicitó hace un tiempo apoyo al INACH para postular a una beca de pasantía de investigación del Comité Científico en Investigación Antártica (SCAR) y así estudiar las microalgas que viven bajo el hielo. Finalmente, Molina obtuvo la beca SCAR y también se unirá este verano a la ECA.

Ambos son claros ejemplos del tipo de colaboraciones que están siendo estimuladas desde diversos organismos antárticos internacionales como el ya citado SCAR y como el Consejo de Administradores de Programas Antárticos Nacionales (COMNAP).