Instituto Antártico Chileno

ciencia-ballena

Conducta de alimentación de la ballena jorobada en la Península Antártica

Ud esta en: home > noticias > Conducta de alimentación de la bal...
Publicado
18 de ene del 2010

Buscar por

Boletín Ciencia

Por: Jorge Acevedo / Anelio Aguayo-Lobo / Jorge Plana

En el hemisferio sur, la mayoría de las especies de ballenas (aquellos cetáceos con barbas) realizan migraciones desde sus áreas de reproducción localizadas en las bajas latitudes durante el invierno hacia áreas de alimentación ubicadas en aguas subantárticas y antárticas durante el verano. La única especie que no migra hasta estas altas latitudes, es la ballena de Bryde.
Las diferentes especies de ballenas se alimentan principalmente de crustáceos planctónicos o micronectónicos y cardúmenes de pequeños peces. Sin embargo, no todas las especies de ballenas utilizan el mismo modo de capturar estos crustáceos o peces. Así, tres grandes estrategias de capturar el alimento han sido identificadas:

  1. Cernir el sedimento (sediment straining), realizada principalmente por la ballena gris.
  2. Desnatar (skimming), realizada por las ballenas francas.
  3. Tragar (lunging), realizada por la mayoría de las especies de rorcuales.

La modalidad de cómo capturan el alimento las ballenas jorobadas ha sido solamente descrita para las poblaciones del hemisferio norte y Pacífico Nororiental, con una variedad de comportamientos. La mayoría de los animales observados emplean dos modalidades generales. La primera está asociada con la formación de burbujas que expulsa(n) el(los) animal(es) desde sus fosas nasales bajo la superficie del agua; y la segunda, asociada a la embestida sin formación de burbujas. Ambas modalidades conductuales pueden exhibir modificaciones adicionales, las cuales dependerían del tipo de presa a consumir, densidad de la presa, profundidad de la presa, edad de los animales y número de ballenas involucradas, entre otras. Así, por ejemplo, para la captura con la utilización de burbujas se han descrito varias estructuras de formación que incluyen redes, cortinas y nubes de burbujas; mientras que en la segunda modalidad se han descrito embestidas verticales, laterales e invertidas. Otras modalidades observadas con menor frecuencia incluyen golpes con la aleta caudal (lobtail and flick) y cernimiento del sedimento.

En el hemisferio sur, se conoce bien que las ballenas jorobadas se alimentan de krill en las aguas antárticas, sin embargo, no se había documentado ninguna descripción sobre cómo capturan el alimento, con excepción del pionero trabajo de LH Matthews, quien en el año 1932 señala que “el mar es rojo por acres y las ballenas jorobadas con sus bocas abiertas nadan a través de él”, haciendo referencia a que las ballenas jorobadas observadas en Nueva Zelandia capturaban el krill nadando a través de los espesos enjambres.

Hasta la actualidad se ha asumido que las diferentes poblaciones de ballenas jorobadas en el hemisferio sur capturan su alimento en aguas antárticas (en este caso, krill) empleando las mismas modalidades conductuales descritas para las ballenas del hemisferio norte. Motivados por una serie de observaciones que hemos registrado durante el proyecto “Ecología de cetáceos en el Océano Austral y ecosistemas relacionados”, del INACH, efectuadas en los cruceros de la Expedición Científica Antártica durante los veranos de 2006 y 2007, se registró y fotografió el comportamiento de las ballenas jorobadas cuando éstas se encontraban en actividad de alimentación en la Península Antártica.
Es así que, al menos, dos modalidades principales de capturar el alimento han sido observadas: 1) captura mediante la utilización de burbujas y 2) captura por embestida sin la utilización de burbujas.

En la modalidad de captura con utilización de burbujas, se ha registrado la estructura de redes de burbujas (bubblenet). Todas las observaciones con esta modalidad han sido realizadas por grupos de dos o tres individuos y el alimento capturado ha sido krill. En esta modalidad, las ballenas se sumergen y comienzan a exhalar burbujas desde sus fosas nasales mientras nadan en un amplio círculo formando de esta manera una red o cerco de burbujas que atrapan y concentran el alimento. Cuando la red se completa, los individuos ingresan en el interior de esta red y nadan en sentido vertical hacia la superficie con sus bocas abiertas y pliegues gulares extendidos conteniendo en su interior agua y krill. Antes de aparecer las ballenas en la superficie, cierran ligeramente las mandíbulas expulsando hacia el exterior el agua con su poderosa lengua quedando el alimento atrapado en la red de flecos de las barbas. El final de la actividad es marcado por algunos soplos para volver a repetir el mismo comportamiento (fig. 1).

Lea texto completo en Boletín Antártico Chileno (junio 2008)