Instituto Antártico Chileno

ruta-amundsen-2o

Descubriendo el patrimonio histórico polar de Punta Arenas: la ruta de Roald Amundsen

Ud esta en: home > noticias > Descubriendo el patrimonio históri...
Publicado
31 de mar del 2013

Buscar por

educacion otro prensa

Roald Amundsen, el conquistador del polo sur, estuvo en Punta Arenas en 1897 y 1899, durante las dos recaladas de la Expedición Antártica Belga, la primera en invernar en el Continente Blanco. Amundsen forma, junto a Robert Scott y Ernest Shackleton, el triángulo de los ídolos de la época heroica de la exploración antártica (1897-1922). Los tres visitaron Magallanes en el transcurso de sus viajes de supervivencia entre los hielos, que se convirtieron en las últimas grandes epopeyas de la exploración occidental. El Circuito Histórico Antártico, creado por el Instituto Antártico Chileno, incluye varios puntos relacionados con este notable personaje polar.


Un equipo sobresaliente de jóvenes científicos y exploradores polares se reunió en torno al barón Adrien de Gerlache para constituir la Expedición Antártica Belga (1897-99), considerada un éxito por la calidad de sus observaciones oceanográficas, meteorológicas, geológicas y biológicas. Como segundo oficial, venía el noruego Roald Amundsen (1872-1928), quien participaba gratuitamente en la expedición con el objetivo de adquirir experiencia para liderar sus propias travesías. Metódico y detallista, Amundsen había decidido a los 15 años convertirse en explorador polar, perfeccionando sus técnicas y habilidades hasta conquistar el polo sur el 14 de diciembre de 1911.

Cuando Amundsen estuvo en Magallanes, la exploración científica del Continente Blanco recién se iniciaba. Procedentes de Montevideo, los hombres del Belgica entraron al Estrecho el 29 de noviembre de 1897 y anclaron en la bahía Posesión. A la tarde siguiente, algunos desembarcaron en San Gregorio, donde vieron muchas aves, ganado y pampas; Amundsen visita entonces el casco de la estancia, habitado por dos ovejeros escoceses, que contaba con 120.000 ovejas y 500 caballos. En la isla Isabel, cazan patos, gansos silvestres y pájaros, además de recolectar una gran cantidad de huevos; ese mismo día, el 1 de diciembre de 1897, anclan a las 7 de la tarde en Punta Arenas.

La tripulación de Gerlache permanecería dos semanas en la ciudad y retornaría en marzo de 1899, al despuntar de una década que coincidiría con el mayor despliegue de expediciones polares, convirtiendo a la capital regional en un gran puerto antártico. En ambas recaladas, los hombres del Belgica se alojaron en el desaparecido Hotel de France, ubicado en la esquina de Roca con O’Higgins, donde está hoy el edificio Los Ganaderos. Los amplios salones del hotel eran atendidos por su dueña Euphrasia Dufour, natural de Marsella, y fueron los preferidos por colonos y viajeros franceses arribados a estas playas. Allí, el naturalista rumano Emil Racovitza aguardaba, con un saco de correspondencia, a Amundsen y sus compañeros, vestido de gaucho y feliz por los 20 días cabalgando la estepa magallánica junto al Perito Moreno.

Al cuarto día, Amundsen, Racovitza y el geólogo polaco Henryk Arctowski hacen una excursión al río De las Minas, con dos residentes franceses y dos suizos. Amundsen y Arctowski montaban mulas; el resto, caballos. Siguiendo el río observaron a los buscadores de oro, visitaron algunas minas de carbón y se detuvieron a mediodía para un asado al palo (“la mejor carne de cordero posible”), almuerzo que Amundsen relataría en su diario de viaje como “un momento memorable en tierras patagónicas, junto al lecho de un río, rodeado de montañas, relajado y acompañado por gente amistosa”.

Al joven explorador noruego le sorprende de Punta Arenas su activo comercio, su carácter cosmopolita y aire de libertad, con mujeres “de 60 años galopando suavemente sobre sus caballos”. En la costanera, transfiere con dos hombres 100 toneladas de carbón desde el pontón Martha al Belgica, briquetas necesarias para su navegación a vapor hacia la Antártica. No les faltaron los eventos sociales, convocados por magallánicos que habían seguido durante meses a través de “El Magallanes” los preparativos de la Expedición Antártica Belga. El primer cuartel de la Primera Compañía de Bomberos fue sede de su recepción oficial y puesto por entero a disposición de los huéspedes extranjeros.

Su corresponsal en la ciudad, el suizo Walter Curtze, les brindó un almuerzo en la parcela de Juan Buckman, un próspero colono suizo del que Amundsen escuchó las ventajas de asentarse en la región e iniciar un emprendimiento ganadero. Un segundo almuerzo campestre en honor a los jóvenes exploradores se organizó en Chabunco, asistiendo unas 60 personas de 19 nacionalidades distintas. Un menú de ternero al palo, sopa y fruta fue para Roald “nada impresionante, pero es el gesto lo que cuenta”; a Gerlache le pareció que los otros invitados tenían vidas de novela, como “un millonario de Tierra del Fuego quien posee una estancia de 100.000 ovejas y emplea unos carabineros a quien paga una libra esterlina por cuero cabelludo de perro salvaje: así se designan los desafortunados indios en el mundo de los negocios. Mi otro vecino era un francés, ex suboficial de caballería, que había sido Ministro de Guerra de Orelie Antonie 1°, Rey de la Araucanía.”

El 28 de marzo de 1899, el Belgica regresa a Punta Arenas con Amundsen y buenos resultados, pese a la muerte del observador magnético Émile Danco y del marinero Wiencke, y la rudeza de la invernada antártica que los mantuvo por 13 meses atrapados entre los campos de hielo de una banquisa en la latitud 71° sur, en el mar de Bellingshausen. El futuro conquistador del polo nota que en 15 meses “la ciudad ha crecido sorprendentemente. Hay luz eléctrica y teléfonos en todas partes, han pavimentado y hay tiendas grandes y elegantes… La moral y las costumbres de la gente también han cambiado. Antes se solía deambular desastrado diariamente. Ahora se debe andar vestido a la última moda. El sector portuario está notoriamente más activo que dos años atrás. Grandes buques, tanto de cargo como de pasajeros, vienen y van todos los días”.


Roald Amundsen en 1909.


El Hotel de France estaba ubicado en el sitio del actual Edificio Los Ganaderos, en la esquina de Roca y O’Higgins.

Ruta de Amundsen
Primer cuartel de bomberos de Punta Arenas en 1897. Imagen de “Quince meses en la Antártica” de Adrien de Gerlache.

Ruta de Amundsen
Colonos en el río De las Minas, alrededor de 1900.