Instituto Antártico Chileno

art_plantas-th

Cambio climático expandirá la biodiversidad vegetal antártica

Ud esta en: home > noticias > Cambio climático expandirá la bio...
Publicado
5 de sep del 2013

Buscar por

Ciencia educacion Institucional

La Serena, 5 de septiembre de 2013.- La Península Antártica, ubicada frente al continente sudamericano es una de las zonas del planeta que ha experimentado el calentamiento más acelerado en décadas recientes, con un alza de 2,6°C en los últimos 50 años. Los efectos que este cambio tiene actualmente sobre las especies vegetales y lo que ocurrirá a futuro, atrae la atención de varios grupos científicos.

Al tema se le dedicó una sesión dentro del VII Congreso Latinoamericano de Ciencia Antártica.

Las dos especies de plantas vasculares que existen en la Antártica —Deschampsia antarctica (pasto antártico) y Colobanthus quitensis (clavelito antártico) — ya han registrado incrementos en sus poblaciones, tamaño de los individuos y expansión del hábitat que ocupan. “Es decir, a las plantas les va mucho mejor con el aumento de las temperaturas”, destacó Lohengrin Cavieres, investigador Asociado de ECOBIOSIS, de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas de la Universidad de Concepción, Chile.

Además, “ya han empezado a aparecer algunos alienígenas. Plantas sudamericanas que están naturalizándose en la Antártica”, señaló Leopoldo García Sancho, del Depto. De Biología Vegetal de la Universidad Complutense de Madrid, España.


Leopoldo García Sancho durante su presentación

Sin embargo el escenario que enfrentarás las plantas a futuro está plagado de incertidumbres. Entre otras cosas, debido que los modelos pronostican que a fines de este siglo la temperatura promedio podría aumentar en rangos tan amplios como 2° a 5°C.

“La temperatura está asociada con el metabolismo general de la planta, su capacidad de absorber CO2, generar oxígeno y vapor de agua, cómo adquieren nutrientes y manejan el agua en el suelo y cómo son capaces de enfrentar estrés severos como las temperaturas congelantes que se dan en la Antártica”.

Para entender cómo la temperatura puede afectar esos procesos, los investigadores realizan modificaciones in situ del ambiente de las plantas, creando condiciones que generan un alza de la temperatura a la que está expuesta. Esto se hace rodeando pastos y clavelitos antárticos con una suerte de biombo de acrílico transparente conocido como Open Top Chamber (OTC).

Las observaciones revelan que con un alza de 2 a 4° en la cámara, mejora la eficiencia en la fotosíntesis del clavelito antártico y la planta crece más. Sin embargo, advierte Cavieres, y contrariamente a lo que se supondría, esto no ocurre con el pasto antártico sometido a una mayor temperatura.

Determinar qué factores generan esa diferencia es una línea de investigación abierta. La disponibilidad de nutrientes, de humedad en el suelo y la combinación de estos y otros factores podrían tener un rol más importante que la temperatura en el caso de la Deschampsia antarctica, sugiere el investigador.

Otra incógnita es determinar qué ocurrirá con el aumento de las temperaturas promedio, considerando que las condiciones de bajas temperaturas extremas se mantienen. “Las plantas antárticas tienen una serie de adaptaciones que les permiten soportar con éxito el congelamiento, pero es válido preguntarse hasta qué punto esas adaptaciones podrían estar limitando las adaptaciones al cambio climático”, señala Cavieres.

García Sancho, experto en líquenes y musgos, destacó que en un escenario de calentamiento de 3° hacia finales de este siglo, “en la zona macroambiental de la Antártica [que corresponde a la Península Antártica] debiera haber un incremento de la biodiversidad de estas especies de 10 por ciento por cada grado de aumento de temperatura”.

Asimismo, la zona macroambiental, caracterizada por una mayor diversidad de especies, se desplazaría 1° hacia el sur por cada 1°C de aumento de la temperatura media.


Fuente: Paula Leighton / SciDev.net