Instituto Antártico Chileno

INACH

Programa Nacional de Ciencia Antártica

Publicación anual que reúne información de las más recientes investigaciones nacionales que se realizan en el Continente Blanco, y que constituyen el Programa Nacional de Ciencia Antártica.

Linea I.

Estado del Ecosistema Antártico
Una aproximación moderna al problema supone enfocarse en los patrones de diversidad del pasado y actuales, en todos los ambientes dentro de la Antártica, regiones subantárticas y vastas áreas del océano Austral. Uno de los objetivos principales de esta línea es aumentar el conocimiento científico de la biodiversidad, desde los genes hasta los ecosistemas que, junto con un mayor conocimiento de la biología de las especies, pueden ser utilizados para la conservación y gestión de los ecosistemas antárticos.

A nivel mundial, iniciativas como el Censo de la Vida Marina Antártica y el programa Evolución y Biodiversidad en la Antártica (Evolution & Biodiversity in Antarctica, EBA) han logrado establecer un modelo de investigación coordinada, de escala internacional y multidisciplinaria, que ha podido avanzar rápidamente en la disminución de la brecha de conocimiento acerca del estado de los ecosistemas antárticos.

Tales iniciativas han mejorado nuestra comprensión de las afinidades biogeográficas de la biodiversidad antártica en el espacio- tiempo y, más aún, han puesto en relieve la importancia de los vínculos interdisciplinarios con la oceanografía, geología, glaciología y climatología, entre otras disciplinas. Por lo anterior, esta línea del PROCIEN busca apoyar preguntas científicas originales, pero en el contexto de esfuerzos colaborativos con investigadores de otras disciplinas y naciones.

Muchos aspectos de las tramas tróficas antárticas son todavía desconocidos y no resulta extraño que nuevas expediciones aporten con nuevas especies a los listados de diversidad biológica, abriendo nuevas interrogantes acerca de sus filogenias, roles ecológicos y estado de conservación. Así, desde la microescala al nivel ecosistémico, el PROCIEN 2014 aborda tópicos clave que colaborarán a responder las preguntas fundamentales de esta línea.

Linea II.

Resiliencia y Adaptación del Ecosistema
Las condiciones ambientales en las que se desenvuelven los organismos son cambiantes. Es posible encontrar condiciones de estrés abiótico dentro de un día producto de las variaciones de temperatura entre el día y la noche, así como cambios en la calidad lumínica debido al ángulo de incidencia del sol. Estos cambios se hacen más dramáticos si pensamos en una escala temporal un poco mayor, por ejemplo, la que va del verano al invierno, o en factores como la latitud, la altitud y la influencia humana.

Los factores estresantes en los ecosistemas antárticos son el resultado de la variabilidad estacional e interanual, el cambio climático a largo plazo, los eventos extremos de baja temperatura y la disponibilidad de agua sumado al impacto humano.
Las condiciones particulares encontradas en diferentes sitios de la Antártica han evidenciado una respuesta diversa: mientras en unos lugares el calentamiento ha producido un retroceso de los glaciares, otros han permanecido sin cambio. Esto representa una oportunidad de medir y cuantificar los efectos del calentamiento desde el individuo al ecosistema, contribuyendo al entendimiento de este proceso y ampliando el debate hacia una política ambiental que pueda asegurar la estabilidad de la biósfera.

Linea III.

Cambio Climático en la Antártica
Más allá de la amenaza que representa esta realidad, es claro que para nuestra sociedad existe un gran número de desafíos y oportunidades asociados al estudio del fenómeno del cambio del clima en el planeta. La necesidad urgente de responder algunas preguntas clave y caracterizar los impactos generados para comprender las causas, junto a un creciente y sostenido desarrollo multidisciplinario en torno a esta búsqueda, constituyen valiosos impulsos para el avance de la ciencia y la formación avanzada de capital humano.

En este contexto, la vecindad a los geosistemas forjadores del clima que se acoplan en la Antártica, nos proporciona los materiales y el medioambiente único para estudiar la variabilidad natural que permitirán dilucidar las evidencias del pasado remoto, la descripción integrada de los ritmos del presente y proyectar los escenarios futuros. El desarrollo de los proyectos de esta línea son esfuerzos que contribuirán no solo a la comprensión de los procesos y mecanismos de los cambios y sus tendencias.

A. Cambio climático antártico actual
Los objetivos de esta sublínea son entregar predicciones regionales mejoradas de los elementos clave de la atmósfera, el océano y la criósfera antárticos y entender las respuestas de los sistemas físicos y biológicos a los factores de forzamiento natural y antropogénico.

B. Dinámica de la capa de hielo antártica en el pasado
Esta sublínea tiene como objetivo mejorar nuestra comprensión de la dinámica de la capa de hielo durante anteriores eventos de calentamiento global.

Linea IV.

Ciencias de la Tierra y Astronómicas
El proyecto dirigido por la Dra. Teresa Torres (Univ. de Chile), financiado por Conicyt y el INACH, logró comprobar la hipótesis de que las cuencas y cordilleras en las regiones de Magallanes y península Antártica tenían orígenes comparables, permitiendo confirmar y precisar detalles de las teorías existentes y aportando de manera sustancial al conocimiento geológico y paleontológico del hemisferio sur. En la foto, se observa la expedición en las cercanías del glaciar Unión y al Sentinel Range para toma de rocas para estudios isotópicos y de paleomagnetismo.

Linea V.

Microbiología, Biología Molecular y Biotecnología Antártica
En estas últimas décadas, el continente an- tártico se ha convertido en foco de interés de microbiólogos y biólogos moleculares que no solo están interesados en estudiar las adap- taciones de microorganismos o plantas a las extremas condiciones antárticas, sino también a posibles aplicaciones. Es así como hace más de diez años, a partir del estómago del kril,se caracterizaron las primeras enzimas que degradan proteínas a baja temperatura.
En este sentido, muchos de los proyectos de este PROCIEN abordan, por ejemplo, la caracterización de moléculas antibacterianas producidas por bacterias antárticas o las apli- caciones biotecnológicas de nanocompuestos fluorescentes producidos por bacterias o compuestos antineoplásicos provenientes
de una planta antártica que puedan ayudar a combatir el cáncer. Las levaduras, importantes en procesos industriales como la elaboración del pan, pueden ser fuente de nuevos pigmentos antioxidantes.

En los próximos años, Chile no solo debería seguir incrementando el número de publi- caciones científicas polares sino también el número de patentes y el traspaso de productos y procesos

Linea VI.

Medioambiente Antártico
El medioambiente antártico no es un sistema clausurado, cerrado sobre sí mismo. Al contrario, tiene amplias y complejas interacciones con el resto del planeta, influyéndolo y siendo influido por él. Sus frías corrientes marinas condicionan, por ejemplo, el clima de todo Chile y, al contrario, se han encontrado en la Antártica partículas de erupciones de zonas alejadas del Continente Blanco e incluso polen de Nothofagus proveniente vía aérea desde Sudamérica o Australia.

Un par de proyectos de esta línea se centran en los efectos de los contaminantes generados por el hombre en la Antártica y su riesgo potencial para el medioambiente antártico. Por otro lado, la investigadora Rosa Vera ya construyó mapas de corrosividad atmosférica que permiten seleccionar de mejor manera los materiales a utilizar en estructuras metálicas en diferentes zonas del país, incluyendo la An- tártica, y ahora busca determinar los tipos de pintura que protegerían al acero estructural en zonas de alta corrosión.

Actualizado 6 de sep del 2016