Instituto Antártico Chileno

INACH

Autoridades

Director Nacional del Instituto Antártico Chileno (INACH), Dr. José Retamales Espinoza.

¿Qué decimos cuando decimos “Antártica chilena”?

En primer lugar, nos referimos a una relación –la de Sudamérica y la Antártica– que puede medirse en escala geológica y que ha determinado el clima y los recursos naturales de todo nuestro país, desde el desierto de
Atacama hasta las enormes reservas forestales del sur, pasando por la calidad y cantidad de los recursos marinos nacionales.

En segundo lugar, nos referimos a un lugar único en el mundo, donde viven especies cuyos mecanismos de adaptación al frío, la oscuridad, la radiación UV, la salinidad, etc., los han convertido en sobrevivientes que tienen muchos secretos por entregar y ser aplicados a las actividades humanas (salud, agricultura, industria, por nombrar sólo unos casos).

En tercer lugar, la Antártica en general y la Antártica Chilena en particular, siguen siendo lugares con aspectos completamente desconocidos, con amplias zonas inexploradas. La tarea de saber qué vive en los hielos, bajo
los hielos y en los mares antárticos no está completa y cada paso dado en este sentido es un logro para la ciencia internacional y el conocimiento.

En cuarto lugar, la Antártica Chilena es una de las tres regiones de la Tierra que se calientan más que el promedio global: en tan sólo 50 años ha aumentado la temperatura superficial del aire promedio en casi 3 grados. Esta tendencia supera casi 5 veces el promedio global y para ello solamente ha requerido la mitad del
tiempo. Las especies que allí viven ya están siendo afectadas por el cambio climático global y nos están entregando señales de cómo será el clima de Chile en el tricentenario… o mucho antes.

La Ciencia se enseña frecuentemente como un conjunto de leyes a memorizar, visión distorsionada que aleja a muchos jóvenes chilenos de la aventura del conocimiento. Sin embargo, la maravilla de la actividad científica
radica en el dinamismo de sus descubrimientos, tan vivo como la vida misma.

Esta es la oportunidad que la Antártica tan cercana nos regala. Un lugar donde chilenas y chilenos trabajan e investigan la Última Frontera del conocimiento, la Frontera Blanca.

Actualizado 1 de sep del 2016