Instituto Antártico Chileno

INACH

Preguntas Frecuentes

¿Qué es característico en los pingüinos?

Pertenecen a un grupo de aves primitivas que perdieron la propiedad de volar hace millones de años, desarrollando, en cambio, una gran capacidad para propulsarse a través de su elemento natural que es el agua.

Los pingüinos son los pájaros vivientes mejor adaptados al ambiente marino. Se caracterizan por densas y compactas plumas satinadas, café o negro arriba, blanco abajo: por la ausencia de plumas para volar, por el hombro unido a las alas, transformadas éstas en remos ideales para nadar; por su cola y patas fornidas colocadas en tal forma que los pájaros adoptan una posición erguida cuando están en tierra. Cuando flotan en el agua, lo hacen tan bajo que solo sobresalen a veces la cabeza y el cuello.

Tienen una altura que oscila entre 38 y 119 centímetros. Se alimentan de peces, calamares y de algunos crustáceos y son capaces de vivir por largo tiempo sin alimento. Los pingüinos son admirables por su sentido de orientación: pueden nadar cientos de millas y encontrar infaliblemente sus sitios de nidificación.


¿Cuántas especies de pingüinos habitan en la Antártica?

De las 17 especies conocidas en todo el mundo, dos son exclusivamente antárticas, siete viven en latitudes subantárticas (en el área donde prevalecen los vientos del oeste) y las ocho restantes se extienden al norte, en las playas meridionales de Sudamérica, África y Australia. Las características de estas especies son:

Pingüino Emperador (Aptenodytes forsteri). Mide aproximadamente 1,10 metros de altura. Tiene un pico largo y delgado, un poco curvado en el extremo; plumaje de color negro grisáceo en el dorso, blanco en el vientre y amarillo a uno y otro lado del cuello y pecho. Vive en colonias de cuatro a cinco mil individuos, y se alimenta de peces y crustáceos. En primavera-verano, que es la época de mayor alimentación, los adultos abandonan las colonias dejando a las crías al cuidado de algunos ejemplares, los cuales forman agrupaciones denominadas “kindergarten”.

Pingüino Papúa (Pygoscelis papua). Mide unos 70 centímetros de altura. Presenta un plumaje de coloración negra en el dorso del cuerpo, aletas, cabeza, cola y garganta, y de color blanco en el pecho, vientre y parte interior de las aletas. Se destaca por un conjunto de plumas blancas en forma de silla de montar que se extiende por la zona supraocular. El pico es corto, recto y de color rojo-anaranjado, con el borde superior y la punta negra, las patas son rojas. Habita en las islas adyacentes al continente antártico e islas subantárticas. Mientras dura el proceso del crecimiento, los adultos van y vienen constantemente del mar, de donde obtienen el alimento que, en forma predominante, se compone de peces, calamares y pequeños crustáceos. Los nacimientos se producen a comienzos de diciembre y los polluelos rompen el huevo mediante una especie de diente corneo que poseen en el pico y que pierden poco después.

Pingüino Adelia (Pygoscelis adeliae). El plumaje de esta ave es parecido al del pingüino papúa, pero se diferencia de esta en su cabeza y pico que son totalmente negros; por otra parte, tiene un característico anillo blanco, de un centímetro de ancho, que rodea sus ojos. Es la especie más abundante en la Antártica, con una población estimada entre 27 millones y 50 millones. Integra colonias de millones de individuos y su comportamiento es semejante al del papúa, aunque con una diferencia significativa; durante el período inicial de construcción del nido y apareamiento, que normalmente dura tres semanas, las parejas se ven obligadas a ayunar. Nidifican en las costas del continente e islas pequeñas.

Pingüino Antártico o de Barbijo (Pygoscelis antarctica). Este pingüino tiene una altura de 75 centímetros, con plumaje de color negro en el dorso del cuerpo y aletas, cuello, parte superior de la cabeza y en la cola. Tiene color blanco en la cabeza, parte superior del cuello y tórax, zona ventral y patas. Una línea de plumas negras se extiende desde la coronilla, pasando por debajo de los ojos, y se une en la garganta dándole aspecto de un barbijo. Tiene el pico corto, negro y no tan robusto como el del pingüino Adelia. Nidifica en las islas adyacentes y sus costumbres son similares a las de los dos ya descritos.

Pingüino de Penacho Amarillo (Eudyptes crestatus). Tiene unos 65 centímetros de altura. Se distingue por poseer a uno y otro lado de la cabeza dos penachos de plumas amarillas de dos centímetros de largo que destacan sobre la tonalidad de la cabeza. Nidifican en las islas Malvinas (Falklands), Tierra del Fuego, islas adyacentes y subantárticas. Excepcionalmente llegan al continente antártico, pero no nidifican en él. A comienzos del invierno, abandonan los roqueríos y alcanzan en sus desplazamiento migratorios la costa sudamericana meridional.

Pingüino Macaroni (Eudyptes chrysolophus). Esta especie tiene una altura de 75 centímetros, con plumaje de color negro en la parte dorsal del cuerpo y las aletas, cabeza y garganta. También posee en la cabeza grandes penachos amarillos, situados por encima de los ojos y que caen hacia atrás de éstos. Nidifican en algunas islas de las Shetland del Sur, islas subantárticas e islas Malvinas.


¿Cuáles son las temperaturas promedios registradas en la Antártica?

La Antártica es el continente más frío de todos. Tal es así que en la estación rusa “Vostok” se ha llegado a registrar la temperatura más baja medida alguna vez en la tierra: -89,2 ºC (nótese, bajo cero) el 21 de julio de 1983, superando la marca anterior de -88,3 ºC medida en la misma base el 24 de agosto de 1960. En pleno polo sur, en la base norteamericana Amundsen-Scott, es común registrar temperaturas que sobrepasan los -50 ºC, que es la temperatura promedio anual para el continente. Así, por ejemplo, en septiembre de 1995 se registró -78,2 ºC, como si fuera algo apenas fuera de lo normal.

Sin embargo, en la zona costera la temperatura nunca es tan extrema; allí alcanza los -40 ºC en pleno período invernal. En verano, en cambio la temperatura media del aire oscila alrededor de los -5 ºC con algunas variantes: en la costa occidental de la Península e islas adyacentes, es ligeramente sobre cero, mientras en su costa oriental baja levemente de cero grado.


¿Cuáles son las características del clima antártico?

El comportamiento climático del continente antártico se caracteriza por tres aspectos claramente definidos: bajas temperaturas permanentes, escasas precipitaciones pluviométricas y fuertes e incesantes vientos.


¿Cuánto llueve anualmente en el área? ¿Cuál es la humedad relativa?

Para sorpresa de muchos, en el continente que guarda la mayor reserva de agua del planeta, la precipitación es escasa, no estacional y cae mayoritariamente en forma de nieve. La zona de la Península e islas adyacentes es la más húmeda, en tanto que en la costa propiamente continental suelen caer entre 200 y 250 mm de lluvia durante el año.

En general, la precipitación media anual para toda la Antártica es de 100 mm con un equivalente de agua de apenas 30 mm. Lo anterior justifica que se considere a este continente como uno de los desiertos más secos del orbe.

En cuanto a la humedad del aire, la zona de la Península mantiene una media superior al 80 % en tanto que en la costa continental, al igual que en las cadenas montañosas interiores y en los llamados Valles Secos (Dry Valleys), la media es inferior a ese porcentaje.


¿Qué régimen de vientos caracteriza la Antártica?

La extensa capa de hielo que cubre prácticamente todo el continente -de un área de 14 millones de kilómetros cuadrados-, es una importante fuente de grandes masas de aire frío. Este adquiere la forma de fuertes vientos -llamados catabáticos– que bajan hacia la costa, barriéndola.

Los expertos explican lo anterior, afirmando que en el interior del casquete polar existe un centro de alta presión. El aire, al llegar allí, es enfriado y, por lo tanto, obligado a desplazarse hacia el exterior, hacia una especie de “cinturón” de baja presión. En su trayectoria, convertido en viento, es desviado hacia la izquierda merced a una fuerza conocida como “de coriolis”.

Es característico que donde existan hondonadas, canales o glaciares, este viento tome la dirección de su eje, aumentando la velocidad al pasar por lugares estrechos.


¿Cuáles son las características de una ventisca?

Las ventiscas -asociadas a sistemas frontales- son bastante comunes en toda la zona de la península Antártica, incluyendo los archipiélagos vecinos. Con una duración que puede variar de algunas horas a varios días, una ventisca suele alcanzar velocidades de 100 km. por hora o más.


¿Ejerce el clima antártico alguna influencia sobre el clima del resto del mundo?

Se sabe positivamente que la región sudpolar ejerce una influencia considerable en la escala de tiempo (que incluye desde meses a décadas) utilizada para las investigaciones climáticas a nivel mundial.

Ello se debe a que la Antártica hace las veces de “sumidero” del calor del hemisferio sur, especialmente por la enorme cantidad de hielo allí depositado. Esa capa dinámica de hielo es importante desde el punto vista del clima, puesto que cualquier inestabilidad en su flujo habitual puede provocar un efecto drástico tanto en el propio clima como en el nivel del mar de todo el mundo.


Se dice Antártica o Antártida

Ambos términos son aceptados, cuando se refieren al sustantivo propio que denomina al Continente Helado. Sin embargo, hay que considerar que, de los dos, el más cercano a su etimología es “Antártica”, pues significa “opuesto al Ártico”.


¿En qué se diferencia el Ártico de la Antártica?

La Antártica es un continente formado por una vasta extensión rocosa de forma cóncava, es decir, similar a una bandeja y está rodeada de océano. El Ártico, en cambio, es un océano que permanece congelado en forma permanente y se encuentra rodeado de continentes. Curiosamente, ambos, Antártica y Ártico, tienen una superficie muy similar: alrededor de 14 millones de kilómetros cuadrados.


¿Cuál es la principal característica de la Antártica?

Observando este continente desde un satélite, es posible constatar que se encuentra cubierto casi completamente por una gruesa capa de hielo. Este manto helado no es reciente ni está aún en formación: ha quedado allí desde hace unos 35 ó 40 millones de años.


¿Se puede viajar como turista a la Antártica?


Sí, aunque no es fácil ni barato. La temporada para turistas se da principalmente a fines de la primavera y en el verano. Para ver la oferta turística en Chile puede visitar los siguientes sitios:

http://www.antarcticaxxi.com/es/

http://dap.cl/antarctic-airways/

http://www.adventure-network.com/


¿Es posible viajar, por intermedio del INACH, en aviones de la FACH o en buques de la Armada de Chile, solo para conocer la Antártica, por razones de estudio o en casos de que una tesis o la elaboración de un trabajo especial así lo requiera?

Ambas instituciones, FACH y Armada, tienen unidades que realizan viajes a la Antártica en determinadas épocas del año. Como es obvio, ellas transportan a su personal y carga, y tienen sus propias prioridades. Aun así, cumpliendo disposiciones del Tratado Antártico, ambos organismos armados colaboran activamente con el Instituto Antártico Chileno en el traslado de investigadores científicos, especialmente cuando éste pone en movimiento su expedición científica anual.

A este respecto, se debe tener presente que para el INACH siempre la demanda por espacio tanto en buques como en aviones, es mayor que la oferta real, por lo que resulta muy difícil que puedan viajar personas ajenas a los proyectos de este organismo y que no van a realizar un trabajo determinado. En aquellos casos de tesis o trabajos de una connotación muy especial (de periodistas, escritores, cineastas, documentalistas, políticos, artistas, deportistas, etc.) que requieran necesariamente viajar al Continente Blanco, los interesados pueden ponerse directamente en contacto con las instituciones respectivas (FACH o Armada) quienes, si lo estiman conveniente, analizarán la petición y, de acuerdo a su programación y espacio que pudieren tener disponible, decidirán su aceptación o rechazo. En tal eventualidad, el INACH no tiene atribuciones para intervenir de manera alguna.


¿A qué país pertenece la Antártica?

El continente antártico no pertenece a ningún país en particular. Chile, por una serie de sólidos antecedentes históricos, tiene derechos de soberanía en una parte de ella, la cual ha delimitado e incorporado a la Provincia Antártica de la XII Región. Lo cierto es que, al promediar el siglo XX, siete naciones -Chile entre ellas- habían efectuado reclamaciones de ciertos sectores de la Antártica, pero ningún país reconocía la reclamación de los otros. Incluso, Gran Bretaña y Argentina reclamaban (y reclaman) prácticamente el mismo sector que Chile delimitó como suyo en 1947: la península Antártica. Debido a esto y para evitar problemas mayores, se llegó, tras intensas negociaciones diplomáticas, a un acuerdo internacional para administrar en conjunto todo lo concerniente a la Antártica. Ese acuerdo se conoce como el Tratado Antártico y se firmó el 1 de diciembre de 1959, en Washington, Estados Unidos. Entró en vigencia el 23 de junio de 1961, cuando el último de los países signatarios lo ratificó.


¿Qué antecedentes esgrime Chile para sustentar su reclamación en la Antártica?

En los derechos de España sobre el continente polar austral está el origen de la soberanía antártica de Chile. Hasta el descubrimiento de América (1492), Portugal tenía el monopolio de los descubrimientos oceánicos en todo el mundo y el derecho a hacer suyos tierras y mares. Esto, en virtud de diversas Bulas concedidas por los Papas de la época a los reyes portugueses. A pesar de eso, Castilla hizo suyos los descubrimientos de Colón, por lo cual, ante la reclamación de Portugal, se recurrió a la autoridad del Papa Alejandro VI. Este dictó cuatro Bulas, en 1493, entregando a los Reyes de Castilla y Aragón las tierras descubiertas por Colón y trazó, al mismo tiempo, una línea divisoria, de polo a polo, entre ambos reinos. Como Juan II de Portugal no quedara conforme, obtuvo después de muchas gestiones, una revisión de esos límites en el Tratado de Tordesillas que firmó con España el 7 de junio de 1494. Se fijó allí la línea divisoria, no a 100 – como lo había dictado el Papa- sino a 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde (Azores), y desde el Polo ártico al Polo Antártico. Según esto, correspondieron a España todas las regiones del Nuevo Mundo situadas al occidente del meridiano 48 grados longitud oeste de Greenwich. En síntesis, Portugal en África y España en América. Más tarde, el 24 de enero de 1539, el rey español Carlos V concedió la gobernación de los territorios ubicados al sur del Estrecho de Magallanes al conquistador Pero Sancho de Hoz quien, en sociedad con Pedro de Valdivia había iniciado la conquista de Chile. Diversas incidencias ocurridas entre ambos, terminó con la renuncia del primero en favor del segundo, de todos los derechos que le había concedido la Corona, apenas un año antes. Es decir, Valdivia pasó a ser primero Gobernador de la “Terra Australis” (1540) y luego de “Nueva Extremadura” (1548).


¿Cuáles son las ideas principales del Tratado Antártico?

El Tratado cuenta con catorce artículos y un Protocolo que regulan los usos y actividades a efectuar en ese continente; establece además medidas de control para sustentar sus disposiciones. Sus contenidos se pueden resumir como sigue:

La Antártica se utilizará solo para fines pacíficos; se prohíben todas las actividades militares, aunque se podrá utilizar personal y equipos militares con propósitos de apoyo científico.

Se mantendrá la libertad de investigación y la cooperación científica.

Se intercambiarán libremente programas científicos, personal y resultados obtenidos.

Las disputas territoriales quedan congeladas, sin que las partes involucradas pierdan sus derechos ni reclamaciones. Se prohíben, asimismo, nuevas reclamaciones.

Se establece un mecanismo de inspección mediante el cual cualquiera de las Partes puede visitar o sobrevolar naves e instalaciones de los demás con el fin de asegurarse de la aplicación de las disposiciones del Tratado.

Los Estados miembros se reunirán periódicamente en Reuniones Consultivas para intercambiar información y adoptar medidas especialmente en el sentido de la protección y conservación de los recursos vivos y su medioambiente.


¿Por qué se habla de un Sistema del Tratado Antártico?

En las Reuniones Consultivas, últimamente celebradas cada año, es común que se traten ciertos temas y, por consenso, se adopten determinados acuerdos, llamados Recomendaciones. El conjunto de éstas -clasificadas hoy como Medidas, Decisiones y Resoluciones- han pasado a constituir un verdadero “cuerpo legislativo” internacional sobre la Antártica. Aparte de lo anterior, los mismos países participantes han ido adoptando una serie de medidas y Convenciones – incluso un Protocolo- con el objeto de proteger la flora y fauna, las focas, los recursos vivos marinos y el medioambiente en general. Ahora bien, al conjunto de Recomendaciones, Convenciones y el Protocolo, todos ya promulgados como ley en cada país miembro, teniendo como núcleo el Tratado Antártico original, ha pasado a denominarse el Sistema del Tratado Antártico.


¿Qué es la Antártica? ¿Cómo se encuentra geográficamente dividida? ¿En cuál de aquellas divisiones se ubica el Territorio Chileno Antártico?

Antártica es un continente de 14 millones de kilómetros cuadrados. Geográficamente, se encuentra dividido por las llamadas Montañas Transantárticas (3.000 km de longitud y una de las cadenas más largas del mundo) en dos sectores: Antártica Oriental, geológicamente más antigua, de una edad estimada en 3.000 millones de años; y Antártica Occidental, de formación más reciente.

El Territorio Chileno Antártico, con una superficie de 1.250.000 kilómetros cuadrados está localizado entre los 53 grados y 90 grados de longitud Oeste de Greenwich. Se ubica en la Antártica Occidental y se caracteriza tanto por los archipiélagos que enfrentan sus costas como por la forma de península que adquiere (península Antártica o Tierra de O’Higgins), mientras serpentea con rumbo norte, acercándose al extremo meridional de Sudamérica, del cual queda separada por el paso Drake, de menos de mil kilómetros.


¿Cuándo se fijaron los límites del Territorio Chileno Antártico? ¿Quién procedió a fijar tales límites?

Los límites fueron estudiados por una comisión especial, nombrada por Decreto del Ministerio de Relaciones Exteriores, Nº 1541 del 7 de septiembre de 1939, de acuerdo a los antecedentes históricos, jurídicos y diplomáticos que se habían acumulados hasta esa fecha.

Con posterioridad a este análisis, el Presidente de la República de entonces, don Pedro Aguirre Cerda, promulgó el Decreto Supremo Nº 1747, el 6 de noviembre de 1940, que fija los límites y señala lo siguiente: “Forman la Antártica Chilena o Territorio Chileno Antártico, todas las tierras, islas, islotes, arrecifes, glaciares (pack-ice) y demás, conocidos y por conocer y el mar territorial respectivo, existentes dentro de los límites del casquete constituido por los meridianos 53 grados longitud oeste de Greenwich y 90 grados longitud oeste de Greenwich”.


¿Cuál es la cumbre más alta de la Antártica?

Las Montañas Transantárticas, que se extienden desde el cabo de Adare, al sur de Nueva Zelandia, hasta las costas del mar de Weddell, constituyen la cadena más alta de este continente. Por su parte, el pico más elevado se encuentra en los montes Ellsworth y es el monte Vinson, con 4.897 metros de altitud.


¿Cuál es el perímetro y la superficie del continente?

Dentro de una extensa línea de costa, que forma un perímetro de alrededor de 28.000 km (unas siete veces el litoral chileno entre Arica y Punta Arenas) se encierra una vasta superficie de terreno rocoso, hundida hacia el centro en forma de bandeja por la formidable capa de hielo que soporta, quedando en un promedio de 800 metros bajo el nivel del mar.

En esta inmensa superficie pétrea, de entre 13,5 y 14 millones de kilómetros cuadrados (equivalente a la décima parte de las tierras emergidas del planeta) cabría alrededor de 18 veces el territorio de Chile sudamericano, con sus posesiones insulares.


¿Cuál es el diámetro del continente?

El diámetro, en promedio, es de alrededor de 4.000 km y su máxima anchura, de 5.600 km, se localiza entre el extremo de la península Antártica y la llamada Tierra de Wilkes, en la costa opuesta.


¿Dónde está ubicado el polo sur magnético?

Dos polos magnéticos están marcados en el mapa de la Antártica. Uno es llamado Polo Geomagnético, cercano a la base rusa Vostok y el otro, Polo Magnético. Ambos se juntan en la intersección de los 140ş de longitud en el círculo polar.


¿Cuántas personas viven en Villa Las Estrellas?

Villa Las Estrellas es la primera aldea construida por Chile en la Antártica. Se ubica en bahía Fildes, isla Rey Jorge, junto a la base Presidente Eduardo Frei M. Fue inaugurada el 9 de abril de 1984. En ella residen varias familias -incluyendo niños- las que son relevadas periódicamente (cada uno o dos años). La población fluctúa entre las 40 y 50 personas.


¿Cuáles son las características del hielo antártico?

Los 14 millones de kilómetros cuadrados del continente antártico se encuentran cubiertos casi completamente por un grueso manto de hielo. Esta capa cubre, desde hace 40 ó 45 millones de años, un 98 por ciento del terreno superficial. Quedan solo libres de hielo unos 260.000 Km2 , lo cual es posible apreciar en sectores de la península Antártica e islas adyacentes y a lo largo de la costa de otros sectores del continente.


¿Qué espesor presenta la capa de hielo?

La capa de hielo tiene como promedio un espesor de 1.680 metros, sobrepasando en ciertos lugares los 4.000 metros. Dicha capa, que tiene forma de cúpula, convierte a la Antártica no solo en el continente tres veces más elevado, sino también en el más frío e inhóspito para el desarrollo de la vida. Esta caparazón de hielo, refleja hacia el espacio un 90 % de la radiación solar que recibe, perdiéndola.


¿Cuántos tipos de hielo hay en la Antártica?

El hielo es toda fase sólida del agua, sea ella cristalina o amorfa. En la Antártica, puede ser dulce o salado. Mientras el primero de ellos se forma únicamente en el continente, en el mar es posible encontrar ambos tipos.

Llamado también continental, el hielo dulce o terrestre, proviene de la condensación del vapor de agua que se transforma en nieve, la que a su vez adquiere un estado físico intermedio, denominado “firn” o nieve envejecida para convertirse luego en el hielo propiamente tal.

El hielo dulce da origen a los glaciares, al hielo de barreras o plataformas y eventualmente a aquellas masas flotantes tan características, denominadas témpanos (icebergs). El hielo salado, por su parte, al originarse obviamente en el congelamiento del agua de mar, posee propiedades bastante diferentes al hielo dulce. Ello se debe a que las sales son dispuestas regularmente bajo la forma de capas, al interior de los cristales de hielo.


¿De qué forma se congela el mar?

El agua, a diferencia de otros elementos, se dilata al congelarse. El hielo resultante posee un peso específico menor que el agua misma y, por lo tanto, flota en ella.

Al congelarse el mar, solo la capa superior de él se expande, ejerciendo una presión tal sobre el líquido que queda debajo, que llega a impedirle el congelamiento total, sea cual sea la temperatura existente. Este fenómeno es de especial importancia por cuanto permite mantener las condiciones necesarias para que la vida acuática se conserve aún en climas tan hostiles como los polares.


¿Cómo se formó la inmensa capa de hielo que cubre el continente?

Su formación se ha debido a la constante acumulación de nieve al interior del continente, ocurrida hace unos 40 millones de años, la cual -excepto en zonas costeras- ha permanecido siempre a temperaturas bajo cero, sin llegar jamás a derretirse. Sepultada una capa de nieve granular por otras capas sucesivas, se ha necesitado de algunos siglos para que ésta se fuera convirtiendo en hielo pues tal mutación involucra cambios tanto en la estructura del cristal, como en su densificación.

Se ha detectado que la profundidad en la cual la nieve llega a transformarse en hielo no es constante en todo el continente. Esta profundidad va aumentando en relación directa con la distancia que exista desde la costa. Además, mientras más al interior se efectúe el estudio, se concluirá que mayor cantidad de siglos han sido necesarios para que la nieve se transforme en hielo.


¿Cómo se forman las plataformas de hielo que circundan el continente?

El peso mismo del hielo provoca su lento deslizamiento hacia la periferia que está a un nivel más bajo. Es decir, fluye hacia las costas adquiriendo, a veces, la forma de glaciares, a una velocidad imperceptible para el ojo humano: entre 100 y 1.000 metros por año.

Una vez que tal masa alcanza el océano, avanza unos cuantos metros, formando una especie de alero de hielo al cual se le denomina “plataforma”, “barrera” o “ice-shelf”. Estas plataformas, que se distinguen por estar apoyadas en tierra por un lado mientras que por el otro flotan en el agua, circundan prácticamente todo el continente semejando blancos acantilados de una altura media de 50 metros.

De superficie plana, solo un tercio del hielo flotante asoma a la superficie, siendo el área de estas plataformas variable. Una de las mayores corresponde a la gran Barrera de Ross, que suele ser tan extensa como la superficie de Francia en Europa.


¿Cómo se forman los témpanos o icebergs?

Los témpanos son trozos de barreras o plataformas que se desprenden de ellas, tanto por el movimiento que ejecuta el hielo hacia la periferia, como por la acción desgastadora del mar en su cara inferior. Sus formas son variadas, siendo los más comunes aquellos témpanos alargados llamados “tabulares”, característicos de los mares subpolares. Otros, con formas predominantemente verticales, son denominados “catedrales”.


¿Cuánto aumenta la superficie continental al congelarse el océano?

La superficie continental crece en unos 20 millones de km2, adicionales. Luego, en verano, al fundirse gran parte del hielo queda solamente en 3 millones de km2.


¿Qué se conoce como pack-ice?

El llamado pack-ice corresponde al hielo marino y resulta del derretimiento de la superficie congelada del océano, el cual presenta un espesor de 2 metros. El movimiento del mar bajo él, la acción de los fuertes vientos, las corrientes marinas y el mismo oleaje, hacen que esta especie de “costra” se resquebraje para convertirse en una gran variedad de trozos que a la vez se van soldando unos a otros con el golpe de las olas. Según estudios, este tipo de hielo fluctúa en tamaño no solo de una estación a otra, sino también de un año al siguiente. Además, los trozos así formados inician una deriva lenta pero constante. Llevados por las corrientes marinas y empujados por los vientos oceánicos, siguen una trayectoria circular en torno al continente, en el sentido de los punteros del reloj.


¿Logran sobrevivir insectos en estas duras condiciones climáticas?

En ciertas áreas, las condiciones no llegan a ser tan extremadamente hostiles como para impedir el desarrollo de algún tipo de vida terrestre. Por una parte, en las zonas cercanas a la costa se recibe el efecto moderador que siempre aporta el mar, y por otra existe una gran diversidad de condiciones microclimatológicas en los terrenos expuestos, todo lo cual permite la presencia de una amplia biota terrestre. Dadas estas características, los organismos terrestres, principalmente arácnidos e insectos, se desenvuelven completamente dentro de una capa de aire que permanece junto al suelo y que difiere en temperatura con las capas superiores.


¿Existen otros animales en la Antártica aparte de pingüinos y focas?

Habitan allí diversos organismos, los cuales van desde pequeños arácnidos e insectos, ciertos ácaros, artrópodos, gusanos (constituyentes de la micro fauna) hasta animales de mayor tamaño como los cetáceos (entre los cuales es posible observar a las ballenas azul, de aleta, jorobada, franca, etc.), peces (bacalaos, draco espinudo, pez espada, etc.) y finalmente las aves (skúas, gaviotines, cormoranes, petreles, etc.) que circundan la Antártica continental y especialmente las costas del océano Austral.


¿El leopardo marino ataca a los pingüinos?

La alimentación del leopardo marino se basa preferentemente en pingüinos, los cuales pese a ser bastante rápidos en el agua, son a menudo capturados.


¿Llegan ballenas, en viajes migratorios, a la zona antártica?

La Antártica, en primavera-verano, es visitada anualmente por muchos de los grandes cetáceos, principalmente en la época de crianza de sus ballenatos. Estas especies están fisiológicamente adaptadas a las bajas temperaturas, presentando, por ejemplo, una gruesa capa de grasa (aproximadamente 50 cm) que les da un total aislamiento ante las bajas temperaturas del agua. Su alimentación se basa principalmente en zooplancton (especialmente el kril) y en una proporción mucho menor se nutre de algunas formas de cefalópodos y otros zooplanctonnes.


¿Qué especies de ballenas se pueden avistar en la Antártica? Características de ellas.

De las especies identificadas en el área, están las siguientes:
Ballena Azul o Rorcual Gigante (Balaenoptera musculus). Es el mamífero más grande de nuestro planeta, llegando a medir 32 metros de largo y alcanzando las 150 toneladas de peso. Es en realidad de color gris oscuro con algunas manchas blanquecinas; en cambio la región ventral es amarillenta. Posee una aleta dorsal pequeña que es su rasgo más distintivo cuando se la avista en el mar. Lleva una vida solitaria y se alimenta de kril.

Ballena de Aleta o Rorcual Común (Balaenoptera physalus). Es el más veloz de los cetáceos y también el más fuerte, a pesar de ser algo más pequeño que la ballena azul. Tiene el dorso negro brillante y la zona ventral de un blanco suave amarillento. Llega a medir entre 20 y 25 metros de largo con un peso de unas 65 toneladas. Su alimentación es a base de kril.

Ballena Jorobada o Rorcual Jorobado (Megaptera novaengliae). Esta especie se caracteriza por sus grandes aletas pectorales con el borde posterior aserrado y rostro puntiagudo. Presenta protuberancias que cubren la parte superior de la cabeza, en la cual suelen abundar crustáceos parásitos adheridos firmemente a la piel. Es de color negro en el lomo y mide unos 16 metros de longitud; su peso no sobrepasa las 40 toneladas. Es característica también por las nudosidades de su piel y las protuberancias adiposas que justifican su nombre de ballena nodosa o jorobada, sin descuidar sus distintivas aletas que alcanzan a medir unos cuatro metros de longitud. La ballena jorobada, que como se ha dicho, está normalmente infestada por invertebrados parásitos, suele arrimarse a los témpanos a la deriva para librarse de sus molestos compañeros, pues el roce y el agua de los témpanos en fusión los mata en pocos minutos. Habita aguas antárticas en verano.

Rorcual Pequeño o Minke (Balaenoptera acutorostrata). Es el más pequeño y juguetón de los rorcuales. Mide solo unos once metros de largo, tiene el dorso de color gris oscuro y la región ventral blanco rojizo. Una banda blanca aparece en cada aleta pectoral. Su presencia es numerosa en las aguas antárticas.

Ballena Franca Pigmea (Caperea marginata). Es la especie más pequeña de todas las ballenas con barbas. Mide como máximo 6 metros de largo y es poco abundante. Habita aguas antárticas durante todo el año.

Ballena Boba o Rorcual de Rudolphi (Balaenoptera borealis). Tiene el dorso de color negro y blanco y la zona ventral de color blanquecino. Es un animal tan manso que algunos balleneros vieron en su cara una expresión abstraída o indiferente, lo cual puede justificar su apodo de “boba”.

Hiperodonte austral (Hyperoodon planifrons). Es un odontoceto de la familia Ziphiidae que mide aproximadamente 10 metros de largo. Su principal alimento es el calamar que captura a grandes profundidades. Es una especie relativamente abundante en aguas antárticas.

Cachalote (Physeter catodon). Es el mayor y más conocido de los cetáceos odontocetos (presenta dientes en vez de barbas). Su mandíbula está dotada de unos cuarenta dientes fuertes y agudos que, cuando el animal cierra la boca, se alojan en profundos alvéolos dispuestos en el maxilar. Junto a estos alvéolos sobresalen de la encía otros dientes casi rudimentarios que no admiten comparación con las poderosas piezas dentarias inferiores, que en algunos ejemplares llegan a medir más de quince centímetros de largo. El cuerpo del cachalote presenta como rasgo distintivo su cabeza rectangular, que ocupa un cuarto del largo total de su cuerpo (dieciocho metros). El cachalote es polígamo y se le ha visto nadar en medio de hasta treinta hembras, las cuales vigila celosamente sin tolerar la presencia de rival alguno. Los machos frecuentan las aguas antárticas durante el verano.

Orca (Orcinus orca). La familia de los delfínidos tiene en la orca a su especie más grande conocida. La orca suele medir hasta nueve metros de largo y tiene una aleta dorsal triangular muy característica, que en el macho mide hasta 1,50 metros y en la hembra unos 40 centímetros. Su lomo es negro y el vientre blanco, presentando unas manchas blancas a la altura de los ojos (por detrás). Los machos adultos alcanzan a pesar hasta doce toneladas. Aunque habita todos los mares, durante el verano recorre las aguas antárticas, en las cuales encuentra alimento suficiente para saciar su voracidad con pingüinos y focas.


¿Qué tipos de peces viven en las aguas antárticas?

Entre los peces óseos, hay un amplio predominio de las familias de Nototheniformes. Este grupo consiste en 5 familias muy relacionadas y es de gran interés puesto que en conjunto forman más de las tres cuartas partes de las especies de este océano. Cuatro de estas familias (Nototheniidae, Harpagiferidae, Bathydraconidae y Chaenichthidae) son eminentemente antárticas y solo una de ellas (Bovichthyidae) es subantártica.

Los llamados “bacalaos antárticos” (Nototheniidae) presentan el mayor número de especies (31) agrupados en 12 géneros, siendo los más conocidos: Notothenia, Trematomus, Dissostichus, Pleurogramma y Aethotaxis. En este grupo se encuentran especies de interés económico, resaltando entre ellas Notothenia rossii, Dissostichus eleginoides, Champsocephalus gunnari.

Otras familias presentes en aguas antárticas son Harpagiferidae que agrupa a pequeños peces sin escamas y generalmente con barbas mentonianas o cabeza espinuda. El representante más sobresaliente de esta familia es el pequeño “pez diablo” (Harpagifer bispinis). En cuanto a la familia Bathydraconidae, sus representantes difieren de otros Nototheniformes en que generalmente tienen el cuerpo alargado y la boca espatulada.


¿Qué se sabe del ciclo de vida, alimentación, etc., de los peces existentes en aguas polares?

Se sabe que la casi totalidad de estas especies son bentónicas, es decir, viven en o asociadas al fondo marino, con excepción de Notothenia rossii (que realiza migraciones hacia mar abierto donde consume kril) y de Pleurogramma antarcticum que presenta hábitos similares a los de una sardina. Sus ciclos de vida se caracterizan por un crecimiento lento, longevidad alta, baja fecundidad y una baja producción secundaria. Todo esto es una consecuencia de la adaptación al frío ambiental de estos singulares seres y es probable también que se deba a que sus alimentos son energéticamente limitados.

Fuente: Introducción al conocimiento Antártico. Instituto Antártico Chileno

4.- ¿Los peces antárticos presentan algún tipo de adaptación especial al medio?
Una de las familias más típicas de las aguas antárticas es Chaenichthyidae, la cual reúne peces que presentan sangre que carece de eritrocitos (glóbulos rojos) y hemoglobina. Por esta razón, presentan sangre blanca y cuerpo semitransparente. Se les denomina vernacularmente como peces “de hielo” o peces “nylon”.

Fuente: Introducción al conocimiento Antártico. Instituto Antártico Chileno

5.- ¿Existe algún organismo internacional que regule la pesca en el área?
Durante las últimas décadas, los peces y otros organismos antárticos han sido explotados por diversos países. Debido a esto, desde 1980 la pesca en el océano Austral es regulada por la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR), que surgió del Tratado Antártico y tiene sede en Australia. Chile pertenece a ella junto a otros 22 países.

Fuente: Introducción al conocimiento Antártico. Instituto Antártico Chileno

  1. ¿A qué se denomina Pinípedos?

Son mamíferos marinos que se caracterizan por tener un cuerpo fusiforme y las extremidades transformadas en aletas, cuya estructura está formada por huesos muy cortos (fémur, tibia y peroné, húmero, cúbito, radio) y robustos comparados con los de otros animales. Sus dedos pueden ser larguísimos y provistos de uñas, estando unidos entre sí por una membrana interdigital. Estas extremidades están muy bien adaptadas para la natación, no así para el desplazamiento en tierra.

Tienen una cabeza relativamente pequeña y en algunas de las especies, está bien diferenciada del cuerpo. Poseen un frontal deprimido y un cráneo bastante desarrollado dentro del cual se encuentra el cerebro que presenta varias circunvoluciones dispuestas de una forma muy parecida a la de los carnívoros. La región facial de la cabeza es corta y redondeada. El hocico presenta fuertes cerdas tactiles; poseen dientes postcaninos.

Los orificios nasales son oblícuos y pueden cerrarse herméticamente, gracias a ciertos músculos que se relajan para tal propósito. Los ojos son grandes y el pabellón de la oreja, solo presente en la familia de los otáridos, es angosto y largo. Los orificios auditivos también pueden cerrarse. El cuello casi no se distingue del cuerpo que, como se dijo, tiene una forma cilíndrica que se angosta gradualmente hacia la extremidad posterior, donde se presenta una cola corta en forma de muñón. La piel es gruesa, dura y está cubierta de cerdas de tamaño uniforme que a veces se alargan dejando por debajo las más cortas en forma de lanilla más o menos densa.

Presentan una dentición completa, asemejándose a los demás carnívoros. Por lo general, los incisivos son cortos y los caninos más largos, según la especie, llegando a ser exageradamente largos en las morsas. Los premolares y molares tienen forma variada. Cambian la dentadura generalmente en primavera.

Fuente: Introducción al conocimiento Antártico. Instituto Antártico Chileno.

2.- ¿Cuántos subgrupos de Pinípedos existen?
El orden de los pinípedos se subdivide en tres familias: Fócidos, Otáridos y Odobénidos. Esta última familia solo se encuentra en el hemisferio norte y corresponde a las morsas.

3.- ¿Cuál es la diferencia entre Fócidos y Otáridos?
La familia de los fócidos comprende pinípedos caracterizados por:

Ausencia de pabellón auditivo.

Extremidades posteriores siempre vueltas hacia atrás y que no participan en la locomoción terrestre.

Dedos de las extremidades anteriores con uñas de desarrollo normal.

En la mayoría de las especies los dientes están dispuestos para cada media arcada mandibular respectivamente arriba y abajo de la siguiente forma: incisivos 2 ó 3 y 1 ó 2: caninos 1 y 1: premolares 4 y 4 molares 1 y 1.
Los fócidos (extendidos preferentemente en el hemisferio norte), presentan cinco géneros con cinco especies en el continente antártico. Ellos son: foca de Weddell (Leptonychotes weddellis); foca cangrejera (Lobodon carcinophagus); foca de Ross (Ommatophoca rossi); foca leopardo (Hydrurga leptonyx) y elefante marino (Mirounga leonina).

La familia de los Otáridos en cambio, comprende los pinípedos que se caracterizan por:

Presencia de pabellón de la oreja (oído externo).

Extremidades posteriores móviles y que pueden participar activamente en la locomoción terrestre.

Presenta los dedos de las extremidades anteriores desprovistos de uñas.

Tiene de 34 a 38 dientes dispuestos para cada media arcada mandibular respectivamente arriba y abajo de la siguiente manera: incisivos 3 y 2; caninos 1 y 1, premolares 4 y 4, molares 1, 2 ó 1, 3. Los incisivos superiores son bífidos y los molares son de mayor tamaño que en otros pinípedos.
Fuente: Introducción al conocimiento Antártico. Instituto Antártico Chileno.

4.- ¿Qué tipo de adaptaciones para la vida acuática presentan las focas?
En cuanto a las adaptaciones para el ambiente acuático -en el cual realizan períodos largos de inmersión- presentan un aparato respiratorio con pulmones alargados y voluminosos, con un diafragma oblícuo a la columna vertebral. La respiración se realiza en intervalos de 5 a 20 minutos durante la inmersión. Estos animales pueden descender hasta 1.400 metros de profundidad.

Fuente: Introducción al conocimiento Antártico. Instituto Antártico Chileno.

5.- ¿Cuáles son principalmente las áreas de distribución de las poblaciones de pinípedos?
Su distribución geográfica es muy amplia con excepción del océano Indico donde solo a veces se suelen encontrar algunos elefantes marinos. Varias especies de pinípedos viven en lagos y ríos, pero en las zonas polares y sub-polares es donde se hallan las mayores densidades. Esta distribución preferencial hacia los mares fríos depende sobre todo del hecho de que en ellos se encuentra una variada y abundante fauna marina que les sirve de alimento: peces, moluscos y crustáceos. Dentro de las especies de este último grupo componente de la dieta alimenticia puede citarse al kril.

Los pinípedos llevan a cabo migraciones alrededor del continente antártico y algunas de las especies lo hacen a zonas de clima más suave en función de su ciclo de reproducción como también para seguir los desplazamientos de los bancos de peces y otros animales de los que se alimenta.

Generalmente viven en las proximidades de la costa o sobre bandejones de hielo a la deriva. Solo permanecen en la playa o sobre bandejones durante el período de reproducción y cuando son muy jóvenes. Su verdadera morada es el agua, en la que se mueven con agilidad asombrosa.

¿Cómo se desplazan en tierra estos animales?

Sus movimientos sobre tierra, en el hielo continental o marino, es muy torpe (se asemeja a la reptación) salvo los representantes del género Arctocephalus, que pueden permanecer erguidos sobre sus cuatro extremidades y por lo tanto puede realizar un mejor desplazamiento sobre una superficie dura.


¿Qué características presentan las focas que habitan la Antártica?

Sus principales características son las siguientes:
Foca de Weddell (Leptonychotes weddelli). De cuerpo macizo y redondeado, mide hasta 3 metros. De movimientos torpes, cabeza pequeña, casi sin cuello, ojos vivaces. Se le encuentra prácticamente todo el año en la Antártica. Es de color gris en el lomo, con flancos y vientre más claro; presenta manchas en todo el cuerpo, de tono más claro.

Foca de Ross (Ommatophoca rossi). Es bastante escasa; su tamaño alcanza los 2 metros. Su color es gris oscuro, con partes más claras en el pecho y cuello. Siempre se le ha encontrado sobre hielo compacto.

Leopardo Marino (Hydrurga leptonyx). Es de cuerpo alargado (alcanza 4 metros de longitud), y silueta reptiliana. Tiene cabeza grande, con cuello destacado y mandíbula provista de dientes muy desarrollados. Es de hábitos solitarios y agresivos. Rápido de movimientos en el agua, se alimenta de preferencia de pingüinos, aunque ataca también crías de otras focas y cachorros de lobos finos. Es de color gris oscuro, lo mismo que el tono de las manchas.

Foca Cangrejera (Lobodon carcinophagus). Mide poco menos que la foca de Weddell (2,70 metros de largo) con una cabeza más alargada muy semejante a la de un perro. Su piel de color blanco-crema presenta en el lomo una coloración más oscura. Se alimenta de crustáceos (kril), a lo cual debe su nombre. Vive en los bandejones de hielo y es raro que se aventure más al norte de las Shetland del Sur.

Elefante marino (Mirounga leonina). El macho de esta especie es de gran corpulencia y alcanza una longitud de 6 metros. Se caracteriza por un apéndice nasal muy desarrollado, que se hincha a manera de trompa cuando está en celo. La hembra, de tamaño menor, no sobrepasa los 3,60 metros de largo. Es de color gris amarillento. Frecuenta las Shetland del Sur y otras islas subantárticas, aunque también alcanza algunos fiordos del Estrecho de Magallanes y ocasionalmente playas de la zona central y norte del país e incluso isla de Pascua.

Lobo Fino Antártico (Arctocephalus gazella). Se distingue de los pinípedos anteriores porque posee orejas externas muy pequeñas y es mucho más ágil en tierra. Mide cerca de 2 metros de largo. Es de color oscuro, con el vientre de tono más claro. Se han hallado ejemplares en el archipiélago de Juan Fernández. Debido a la fina calidad de su piel fue cazado en un tiempo hasta su casi completa extinción. Actualmente su población se recupera con éxito.


¿Cómo se formó el continente antártico? ¿A qué se denomina Pangea?

En 1912 un geólogo alemán, Alfred Wegener, basado en una serie de antecedentes dedujo que las tierras emergidas habían integrado en un comienzo una sola masa continental, a la cual bautizó Pangea (toda la tierra). No obstante, este Pangea habría iniciado un proceso de fragmentación durante el período geológico llamado Pérmico, hace unos 225 millones de años.

De la distribución de continentes y animales se infiere que esta deriva se intensificó durante el período Triásico (hace 200 millones de años) y concluyó en el Cretácico, unos 65 millones de años atrás, época en la que esta progresiva separación del Pangea dio origen a la actual fisonomía geográfica del planeta.


¿Existen argumentos válidos que permitan corroborar la teoría del Pangea?

Existen diversas hipótesis que permiten confirmar esta teoría. Por ejemplo, las costas de los continentes y especialmente los contornos de la plataforma continental (prolongación submarina de los continentes, que estuvo al descubierto en épocas de bajo nivel marino) calzan entre sí como partes de un rompecabezas. Otra prueba de la deriva de los continentes, surgió en 1968, al hallarse en la Antártica el hueso fosilizado de un anfibio extinguido. Esa criatura no habría podido sobrevivir en un clima helado, ni tampoco cruzar a nado el océano. Se afirma que debió evolucionar en un ambiente templado, como el que tuvo la Antártica cuando integraba el Pangea.


¿Se ha podido establecer el espesor de la corteza que soporta el continente antártico?

Los estudios realizados al respecto han permitido determinar que el espesor de la corteza terrestre que soporta todo el continente, fluctúa entre los 30 y 40 km.


¿Puede la Antártica ser considerada como un continente-isla?

Algunos consideran la Antártica un continente-isla debido a que el extenso océano Austral la separa de los otros continentes. El punto más cercano a ella es el extremo sur de América y dista alrededor de mil kilómetros.


¿Qué tipo de vegetación se desarrolla en la Antártica?

El bajo crecimiento y la distribución irregular -por las escasas zonas libres de hielo y nieve- son las características principales de una vegetación que se manifiesta solamente en dos formas: una tipo tundra empobrecida, carente de plantas vasculares y otra de tipo criptogámica, algo más desarrollada, con algunas de las plantas llamadas vasculares.

La flora nativa de la Antártica se reduce únicamente a dos plantas con flores: Colobanthus quitensis, el “clavelito antártico” y Deschamsia antarctica, el “pasto antártico”. Ambas tienen una distribución en el área de la península Antártica y las islas Shetland del Sur.

En general, los líquenes constituyen el elemento que se encuentra en mayor cantidad en la flora antártica. Crecen principalmente sobre rocas, aunque también se les encuentra sobre el suelo. Aún cuando su estructura es similar a los que crecen en el resto del mundo, su riqueza y variedad los hace aquí inigualables. En las costas occidentales de la península Antártica se les ve crecer en todo su esplendor.


¿Cómo se puede clasificar la vegetación existente en los ecosistemas antárticos?

Desde el punto de vista ecológico, la flora antártica puede clasificarse en dos grupos:

  1. a) Terrestre: Plantas con flores, líquenes, musgos y hepáticas, hongos, algas y bacterias del suelo.
  2. b) Acuática: Algas marinas, algas de agua dulce, algas de la nieve, bacterias acuáticas.

Las plantas terrestres crecen sobre el suelo, rocas y piedras en los sectores costeros desprovistos de nieve y hielo durante el verano, como también en “nunataks” (rocas que afloran en medio de la capa de hielo) y paredes rocosas de las montañas ubicadas en las zonas interiores.

En cuanto a la vegetación acuática, ésta se desarrolla principalmente en el mar o en depósitos de agua continental y está constituida por organismos que flotan libremente (planctónicos) o que se fijan en el fondo (bentónicos).


¿Es posible la existencia de plantas con flores en el área, pese al clima hostil?

Pese a la hostilidad climática, hay dos especies de plantas vasculares fanerógamas en la Antártica. Son de pequeño tamaño y se desarrollan en las zonas más protegidas, entre las comunidades de musgos. Ellas son: Colobanthus quitensis, el “clavelito antártico” y Deschampsia antarctica, el “pasto antártico”. En condiciones favorables, la primera puede observarse provista de numerosas flores blancas, de reducido tamaño. Ambas especies poseen un área de distribución restringida a la península y archipiélagos occidentales, es decir, a la zona más septentrional del continente antártico.


¿Se ha encontrado algún tipo de bacterias en los ambientes antárticos?

Sí. Pese a las condiciones climáticas, ha sido posible identificar bacterias tanto acuáticas como terrestres.

Bacterias Acuáticas. Se conoce muy poco sobre el número total de especies que existen en lagos de agua dulce y en el mar antártico. Sin embargo, es evidente que estas bacterias desarrollan funciones bien definidas en los ecosistemas marinos de agua dulce.

Bacterias del suelo. Cuando faltan los líquenes o musgos, las bacterias forman el 40 por ciento de los organismos aislados del suelo. Las bacterias predominantes en el terreno son coccus, en tanto que los bacilos formadores de esporas y aquellos del grupo flavobacterum son escasos. Algunas bacterias son psicrófilos obligados, algunas pocas son estrictamente anaeróbicas. También se han encontrado algunas bacterias termófilas. En ciertos terrenos, sin embargo, no se ha podido detectar bacterias mientras en otros se han encontrado bacterias comunes con aquellas que existen en regiones templadas. En comparación con las poblaciones bacterianas del Ártico, las que existen en la Antártica son más escasas. También se han encontrado bacterias reductoras de sulfatos y bacterias fijadoras de nitrógeno.

Actualizado 1 de sep del 2016